Además de obsequios materiales, regalar momentos únicos: algunas ideas

Para creyentes y no creyentes, la navidad y el año nuevo se han visto con el pasar del tiempo cada vez más impregnados por el Capitalismo y las leyes del marketing. En ocasiones, todo suele resumirse en un gastadero de dinero; en un querer colmar ansiedades y expectativas con obsequios materiales. Y luego, nos sentimos decepcionados si surgen comentarios del tipo “esto no era lo que quería” o si el regalo queda por ahí tirado sin ser aprovechado o reconocido en el momento.
Si somos concientes de que eso es una opción, una decisión; entonces también podemos decidir hacer algunas modificaciones en la dinámica de las próximas fiestas. Una propuesta más que interesante es la de generar momentos únicos con los niños y las niñas presentes; momentos de compartir, de pedir deseos, de jugar a algo, etc. Hay quienes dicen y sostienen que regalar momentos suele ser mucho más satisfactorio a largo plazo y, sobre todo, más recordado desde el amor.
Compartimos aquí algunas ideas para dar rienda suelta a la fábrica de momentos, de modo que estos se puedan alternar con los regalos materiales y así lograr un mix inolvidable.
– Destinar un tiempo antes o después de la cena para hacer un fueguito con los niños, escribir deseos en un papel y luego arrojarlos al fuego. En esa ocasión, se puede narrar una historia de este estilo:
“Hace mucho tiempo, se creía que cuando alguien escribía un deseo y lo tiraba al fuego con la convicción de que se iba a cumplir, el deseo junto al calor del fuego viajaba hasta una estrella y, al encontrarse con ella, automáticamente covertía los deseos en realidad…”
Si no se puede hacer un fuego, se podría generar una dinámica similar prendiendo velitas. Cada uno puede o no compartir su deseo en voz alta.
– Propiciar un momento en el que los niños y las niñas puedan hacer un show de baile, de canto, de títeres, de lo que a ellos se les ocurra. Días previos a las fiestas, se les puede preguntar si les gustaría hacer un show para todos en la noche de navidad o año nuevo. En el caso de que la respuesta sea positiva, se podrá acondicionar una parte de la casa o del departamento de modo especial para que el show tenga lugar y los niños sean protagonistas.
– Para las familias que perpetúan la creencia en Papá Noel, resulta muy impactante para niños y niñas recibir una carta de él valorando cada uno de los logros del año, destacando lo más significativo para ellos en el año y dándoles aliento para superar los obstáculos en los tiempos venideros. La carta puede estar escrita en un papel esecial adentro de un sobre dorado, por ejemplo. Resulta mágico y aporta un toque diferente al momento de la entrega de los regalos.
– Otra opción que no falla es el karaoke para quienes gustan del canto y de compartir en familia momentos de diversión y exposición.
– Una alternativa también vinculada a los deseos es la de otorgar a cada uno de los presentes una semilla a la cual cada uno le contará su deseo. Luego, la plantará en una maseta y se la llevará a su casa para regarla y verla crecer durante todo su proceso de maduración. Dicen que cuando sale la primera flor de esa planta, se cumple el deseo.
Sin dudas, cualquiera de estas opciones dará lugar a una celebración diferente en la cual prevalecerán los momentos además de los regalos.