Milagros Sala fue condenada a 3 años de prisión en suspenso por el escrache a Morales

Jujuy -“No se dejen apretar por el poder político; dicten lo justo”, había clamado la dirigente social en su último descargo antes de conocer el veredicto. Fue condenada en el juicio por el escrache al ahora gobernador Gerardo Morales cuando era senador nacional en 2009.

El Tribunal Oral Federal de Jujuy condenó este miércoles a la líder de la Tupac Amaru, Milagro Sala, y otros dos integrantes de la Red de Organizaciones Sociales, acusados por el escrache al gobernador Gerardo Morales cuando era senador nacional, en 2009.

Sala fue condenada a tres años de prisión en suspenso tras ser hallada culpable del delito de daños agravados en tanto instigadora. También fueron condenados Graciela López y Ramón Salvatierra a tres y dos años de prisión en suspenso respectivamente.

El tribunal cumplió con las sentencias requeridas durante los alegatos por la fiscalía, mientras que la querella había reclamado ocho años de prisión efectiva, el máximo previsto en el Código Penal para este tipo de delito.
Por su parte, la defensa de Sala había pedido la absolución de la dirigente, tras plantear la prescripción de las acciones que se le imputan, además de sostener que Milagro Sala no estuvo presente en el hecho.

Tanto López como Salvatierra negaron en el marco del juicio haber sido “enviados” por la líder de la Tupac Amaru.
“Nosotros entendemos que no se trató de un delito común, porque para esta gente el ejercicio de la violencia como método de hacer política era normal”, sostuvo por su parte el abogado de la querella Eduardo Vergara.

Durante el juicio, dos de los testigos -René Orlando Arellano y su mujer Cristina Chauque, ambos ex cooperativistas- relataron que existió una reunión en casa de Sala para planificar la protesta contra el entonces senador Morales, pero la dirigente social y López, a quien señalaron como participantes de ese encuentro, lo negaron.
Los hechos que se ventilaron en este juicio ocurrieron el 16 de octubre de 2009, en la sede del Consejo Profesional de Ciencias Económicas de Jujuy, cuando Morales junto al entonces presidente de la Auditoría General de la Nación, Leandro Despouy, se disponían a iniciar una conferencia referida al control de fondos públicos que se destina a las organizaciones sociales, y fueron agredidos con huevazos, lo que fue denunciado por el ex senador y actual gobernador.

Sala, quien se encuentra detenida en el penal de Mujeres de Alto Comedero, estaba acusada al igual López y Salvatierra por “presuntas amenazas coactivas y daño agravado”, con diferencias en cuanto al grado de participación que le cupo a cada uno de ellos en los hechos imputados. El tribunal consideró prescripto el delito de amenazas y los condenó por el de daños agravados.

Paralelamente, Sala está siendo sometida a otro proceso en el juzgado Contravencional de Jujuy por el acampe que encabezó durante 51 días en la plaza Belagrano, entre diciembre y enero de 2016. En ese caso, se le imputa una infracción al artículo 113 y artículo 7 del Código Contravencional, que alude a la ocupación del espacio público y obstaculización del tránsito vehicular y peatonal.

Nota publicada en Minuto Uno

Anuncios