Anuncios

Malvinas en la piel de otra generación

La guerra del atlántico sur vivida por dos actores adolescentes de nuestra ciudad que interpretan al soldado y al dragoneante, de la obra de teatro “Gol de Quién”, de Emilio Ferrero.

Tu voto:

Los que, ya sea por una cuestión generacional o familiar, hemos transitado la guerra de Malvinas, podemos entender que el conglomerado de sentimientos que genera su sola mención es muy difícil de transmitir o de explicar. Y el solo hecho de la transición generacional cambia su percepción, su interpretación y la ponderación de la guerra.
En la actualidad, cualquier alumno de primaria e inclusive de media, puede considerar esta fecha como la de un feriado más. Es por eso, que indagando en esta percepción, llegamos a Santiago Mamone y Guillermo Maquia, dos actores adolescentes que desandaron nuestra propia historia para llegar a vivir las últimas horas de la guerra, en una trinechera de las islas, antes de la rendición.

¿Cómo es la experiencia de la guerra de cada uno de los personajes?

Guillermo: Mi personaje, Diego, no siente miedo, no tiene nada que perder y además, él decide estar allí. Es el que sale de la trinchera y se expone por todos.
Pero también es el que odia la corrupción de los Sargentos, y no se calla. En la trama, mientras los soldados dormían en trincheras y casi no comían, los Sargentos descansaban en cabañas con calefacción y recibían comida. Igualmente, si él pudiera haría lo mismo. Le molestan los Sargentos más por envidia que por injusticia.
Al principio es subordinado, pero se revela cuando el Sargento empieza a hacer incoherencias. Se harta al ver que su superior esta fuera de sí.
Me cuesta mucho entender por qué decide estar ahí. Por eso dudo, si es valiente o en realidad no puede ver de lo que se trata la guerra.

Santiago: Yo en cambio, me identifiqué con mi personaje, y por eso es que no me costó mucho crear a Sergio. Él no quería ir a la guerra. Tenía 18 años y una familia que era lo único que deseaba volver a ver. Pasó de estar en su casa, jugando a la pelota con sus amigos a una trinchera en medio de la guerra.
No tenía la valentía de Diego, era muy sumiso, pero en el desarrollo de la trama, llega un momento en el que también explota.
En realidad, somos dos adolescentes en una guerra y no sabemos qué hacer. El Sargento, si los tiene que mandar a matar para salvarse lo va a hacer, así que se sienten entregados.
Sergio ya estaba entregado desde un principio. Lo frustra la impotencia de ver caer los cascos de sus compañeros.
A eso se le suma un sentimiento de frustración, de saber que las islas son nuestras y no podemos hacer nada para recuperarlas.

Teniendo en cuenta esta manera de concebir a los personajes ¿Cómo creen ustedes que vivirían el reencuentro con la sociedad?

Santiago: A los soldados los trajeron escondidos. Llegaron de noche y sin ningún reconocimiento social. Por eso muchos se suicidaron. Yo pienso que después de esa experiencia necesitás el apoyo de la gente y nadie estuvo ahí. Los escondieron.
Pero bueno, acá también se vivió otra guerra, todos pensaban que ganábamos. Para enterarse de lo que pasaba había que escuchar radios de afuera.

¿Y cuál era la visión de la guerra de Malvinas que tenían ustedes antes de interpretar la obra?

Guilltermo: Nunca me había sentido involucrado. Entendía lo que se enseñaba en la escuela en donde te daban la cantidad de muertros. Algunas veces venían los excombatientes y nos contaban sus experiencias. Pero hasta que no comencé con la obra, no podía dimensionar de lo que se trataba.

Santiago: Yo, cuando estaba en la escuela primaria, escuchaba en los actos el relato de un profesor que había estado en al guerra como enfermero en el continente, recibiendo a los heridos. Y a mí me impactaba mucho porque cada vez que terminaba el acto se ponía a llorar. Pero más allá de eso, el acto era un día y después pasaba. Ahora, estoy permanentemente pensado en como hubiera sido, y la verdad es que me cuesta muchísimo imginar. No encuentro manera de pensar que pudiera estar en una guerra.

Gol de Quién es una obra de teatro escrita por Emilio Ferrero, que aborda el conflicto bélico, desde una comedia negra, en la que los sentimientos se mezclan alrededor de la interrumpida tansmisión del partido del 13 de junio de Argentina contra Bélgica, en una trinchera de las Islas Malvinas. Mariano Tenaglia eligió la obra para llevarla por primera vez al teatro, estrenando la primera función en octubre del 2016, y la tercera se hizo en marzo de este año.
En ella, Santiago Mamone, de 15 años y Guillermo Maquia de 16 interpretan a los militares de menor rango, y el mismo Tenaglia al Sargento al mando. Los jóvenes actores realizaron un trabajo de reconstrucción a partir de publicaciones, documentales y películas, y sobre todo con los relatos de compañeros cercanos que vivieron ese momento. En esa construcción, Santiago interpreta al Soldado Sergio Magariño de 18 años y Guillermo al Dragoneante Diego Andrada.
Los actores quieren agradecer a Tato Molina, sonidista e iluminador, a Rodolfo Marino.

Anuncios