Anuncios

Gerez aseguró que no hay ningún tipo de control con los violadores que cumplen condena

Neuquén – El caso de la violación y femicidio de la joven entrerriana Micaela García todavía sigue conmoviendo al país y obliga a poner la lupa sobre la tarea de fiscales, jueces, las condenas que se aplican y el control posterior a su cumplimiento, dada la reincidencia en la que incurren la mayoría de los autores de estos delitos graves.

Consultado respecto de lo que sucede en Neuquén, el fiscal general de la provincia, José Gerez, aseguró que no se hace ningún tipo de seguimiento de quienes logran su libertad después de cumplir una sentencia por violación.

“Hay que elaborar una ley para este tema”, dijo Gerez, e informó que su ministerio se reunirá con especialistas en psicología forense para avanzar en un proyecto que surgió el año pasado, ante la inminente salida de la cárcel de un abusador. “El tema es que queremos saber qué hacer con este tipo de personas”, explicó.

Sebastián Wagner, acusado de violar y asesinar a Micaela, había conseguido la libertad condicional el 1º de julio de 2016, luego de estar preso por dos abusos sexuales.

Para Gerez, centrarse en la cuestionable decisión del juez Carlos Rossi, que le otorgó la libertad condicional pese a un informe psicológico que sugería lo contrario, es “cosmética”, porque el violador tarde o temprano iba a conseguir ese beneficio y terminaría en la calle.

“Hay que buscar una solución mientras cumple la condena, porque lo que se necesita es un abordaje de esa patología para que el sujeto no sea peligroso para terceros cuando recupere la libertad”, apuntó.

Gerez dijo que también debe realizarse un seguimiento terapéutico fuera de la cárcel y saber qué lugares frecuenta.

A su vez, advirtió que la elaboración de una normativa que establezca un mecanismo de seguimiento de los violadores que salen no es tarea sencilla: “Hay que debatir hasta dónde se invade la esfera de intimidad de una persona; es complejo, pero al mismo tiempo debemos saber qué hace”.

Agregó que “hay varias ideas para llegar a la elaboración de un proyecto, como el control que debe hacerse, a partir de la ubicación de los violadores. Hoy la policía obviamente conoce la problemática y sabe si dentro de un barrio hay una persona de estas características, pero no se hace un seguimiento específico. Cuando estamos en presencia, por ejemplo, de un abusador de niños, es indispensable saber qué lugares frecuenta”, añadió.

Sostuvo que este tipo de abordajes debe hacerse con los tres poderes del Estado.

Las penas más duras no ayudarían

El fiscal general de la provincia, José Gerez, descartó que la introducción de penas más duras solucione el tema. “Hay que evitar una mirada desde el lugar de una persona normal. Los autores de estos delitos van a transgredir la ley igual porque responden a una lógica diferente, más allá de que la pena sea alta o baja”, indicó.

Nota publicada en LM Neuquén

Anuncios