Anuncios

Un estudio sugiere que las mujeres prefieren el físico a la personalidad

Un estudio publicado en la revista Evolutionary Psychological Science, trató de responder esta misma pregunta. Sus hallazgos, básicamente desmintieron todo lo que nos han dicho hasta estos días.
La investigación, realizada por miembros de la Eastern Connecticut State University, encontró que las mujeres se sintieron más atraídas hacia los hombres atractivos que a aquellos con rasgos de personalidad favorables. Las mujeres más jóvenes, en especial, no se dejaban impresionar por cosas como la confianza o la honestidad, pues solo querían los productos. Las mujeres mayores eran más exigentes cuando se trataba de la personalidad, pero había una trampa, pues solo les importaba cuando escogían entre dos hombres atractivos.
Esto quizá responderá la pregunta de por qué famosos como Brad Pitt y Tom Brady siempre tienen a las mejores mujeres, aunque eso es otra historia.
Aquí no termina lo curioso, ya que mientras la mayoría de las mujeres prefería darse el lujo de elegir un hombre atractivo, aquellas que son madres preferían un hombre moderadamente atractivo, ya que tenían la creencia que los de mejor físico eran menos propensos a cuidar a sus hijos a largo plazo. (Gangestad y Simpson 2000).
Pero, no todo son malas noticias. Las mujeres en el estudio afirmaron que la “amistad” y el “respeto” eran más importantes que la apariencia cuando se trata de atracción. Aunque esto estaba condicionado a que por lo menos no pareciera una especie de criatura con mutaciones.
A lo largo de las generaciones, los hombres atractivos tendieron a ser clasificados de manera más positiva cuando se les asignó el perfil de rasgos respetuosos (condiciones 1 y 5), mientras que los hombres moderadamente atractivos fueron clasificados de manera más favorable cuando se les asignó el perfil de rasgos respetuosos (condiciones 2 y 6) y perfil de rasgo amistoso (condición 3). Los hombres poco atractivos nunca fueron calificados más favorablemente que sus homólogos más atractivos, independientemente de los perfiles de rasgos que les fueron asignados. Una vez más, nuestros resultados sugieren que un nivel mínimo de atracción física es una necesidad (Li et al., 2002); Únicamente cuando los hombres objetivo eran al menos moderadamente atractivos, las características de la personalidad tenían precedencia sobre el atractivo físico en términos de deseo hacia los hombres.

Anuncios