Anuncios

Comprueban que un simple vinilo puede mantener los baños públicos más limpios

Desde hace años, diversos espacios públicos lidian con baños que no pueden mantenerse limpios por un periodo de tiempo razonable. A pesar de aumentar la cantidad de personal de limpieza y la asiduidad del trabajo de mantenimiento en baños públicos, estos permanecían predominantemente olorosos y mojados.
Algunos restaurantes y bares tomaron la iniciativa de pegar “blancos de inodoro”, lo cual consiste en la colocación de un stiker en forma de tiro al blanco de vinilo adentro de la taza del inodoro. En los baños para caballeros, el vinilo se colocó en el lado trasero de la parte interior de la taza; mientras que en los baños para damas, se colocó en el lado delantero interior. Esta simple intervención sobre los inodoros provocó una notable mejoría en el mantenimiento de la limpieza de los mismos puesto que generaba una irrestible invitación a “apuntar” hacia el stiker al orinar.
En Argentina, esta propuesta fue puesta en práctica en baños públicos dando como resultado un indudable éxito. Un elemento tan sencillo como el blanco de inodoro que no tardó en innovar en cuanto a los diseños ofrecidos en el mercado desafía a los malos olores y a las tablas mojadas con la simple propuesta de apuntar conscientemente hacia un lugar determinado.

Anuncios