Anuncios

“Madraza”, una nueva sorpresa del Cine Argentino

El cine argentino está cambiando y la gente no se ha enterado aún. Cada vez que se hacen comentarios sobre un film local la actitud es la misma que en los años 50, una mueca de duda y desagrado. Si no es una película con Ricardo Darín, Guillermo Franchela o Diego Peretti la gente no se engancha. Prueba de lo que digo es que el sábado a la noche, con lluvia y frío, hubo en la sala donde se proyectó Madraza menos de 15 personas y en el hall había una larga cola para ver Mi Villano Favorito 3. En Madraza los protagonistas más o menos conocidos para los que peinan canas son Gustavo Garzón y Chunchuna Villafañe. Para los que siguen telenovelas Sofía Gala, Osmar Nuñez y Mónica Ayos en un rol muy pequeño. Pero la protagonista, la Madraza, es la excelente actriz paraguaya Loren Acuña (sí, pocos lo saben) en el rol de Matilde un ama de casa de Buenos Aires que porque el destino lo ha querido se transforma en una sicaria. Una comedia dramática de marcado humor negro que sin duda sorprende al espectador. Su director, el debutante Hernán Aguilar estuvo trabajando en su guión a lo largo de 6 años. Aguilar tiene sólidos conocimientos cinematográficos, recibido en la School of Theater, Film, and Televisión de la UCLA (Universidad de California, Los Ángeles, EE.UU) y por su estilo está más cerca Pablo Trapero (El Clan, Carancho, El bonaerense, Mundo Grúa) que de Tarantino. La película tiene además de una correcta fotografía, un excelente sonido y banda musical que se aprecia en la bien equipada sala del Centro Cultural COTESMA; un montaje poco convencional utilizado más en el cine documental. Aceleración de ciertas secuencias como paso del tiempo, cortes que eliminan silencios en los diálogos haciéndolos más fluidos aunque visualmente sean molestos, y cortes en las tomas abreviando notablemente las secuencias. La historia se desarrolla en cualquier barrio de la clase media baja y en los interiores de la famosa Villa 31 de Retiro. De un lenguaje cotidiano empleando expresiones que años atrás no lo hubiera permitido la censura la historia da cuenta del nivel precario en que vive mucha gente y de la corrupción policial que la película no tiene empacho de mostrar. El trabajo de caracterización de Loren Acuña, desprolija en su aspecto físico, le ha obligado aumentar 20 kilos para interpretarlo (recordar a Robert De Niro en El Toro Salvaje) y luego rebajarlos para continuar con el otro aspecto de su vida. A pesar de trocar su paupérrima vida por otra donde el dinero le permite satisfacer sus necesidades como cualquier persona inmersa en esta sociedad consumista, Matilde mantiene lealtad hacia la poca gente que la rodea y que la quiere creando una empatía con el espectador. A mi criterio una película excelente e imperdible del nuevo cine argentino
El próximo jueves a las 11:20, Loren Acuña va a ser entrevistada en por Walter Pascual y Lucas Verduga en el programa “No se lo digas a nadie”, de Cadena Sur.

Miguel Krebs

Anuncios