Se logró recuperar la bomba de insulina robada a un jovencito neuquino




Neuquén – El infusor de insulina del joven de 15 años llamado Gustavo Feiss había sido robado el día del amigo del auto familiar. En ese momento, la mujer apeló a la solidaridad de la gente para recuperarlo.

Su situación llegó a oídos de un hombre que donó un dispositivo similar, pero de un modelo anterior, y que sería colocado este viernes. Sin embargo, la historia volvió a cambiar anoche, alrededor de las 21, cuando un desconocido llamó a la familia para avisar que había encontrado el infusor.

Cabe recordar que el pasado jueves, delincuentes le robaron el aparato a la madre del adolescente de 15 años. El hecho ocurrió en la calle Juan B. Justo al 1200, donde la mujer había estacionado su auto y cuando regresó descubrió el robo.

Desde ese momento se movilizaron para ver si recuperaban la bomba, que iba a ser instalada a su hijo, un paciente con diabetes 1, en las próximas semanas y que representaba un cambio en su calidad de vida.

El lunes, luego de que la búsqueda cobrara estado público y tuviera gran difusión mediática, los ladrones se comunicaron con la familia y acordaron hacer la entrega. Sin embargo, el traspaso se frustró cuando los delincuentes no acudieron al lugar donde los esperaba la policía.

“Dijeron que la habían comprado para la abuela”, explicó a LM Neuquén Graciela, la madre del joven.El paso siguiente fue mandarle un mensaje al teléfono del cual recibieron la llamada y pedir que dejen el equipo en la Catedral, pero no hubo respuestas. Sin embargo, este miércoles un nuevo llamado reavivó la ilusión.

“Nos llamó un señor que había encontrado las cajas en una zanja en el barrio Alma Fuerte, las dejó en el centro de salud y allí las pudimos recuperar”, indicó Graciela.

“Faltan los manuales pero está todo bien, los equipos están intactos. Mañana tenemos turno y hacemos la prueba. La semana que viene tal vez puedan colocarla. Por suerte, hubo un final feliz”, concluyó la mujer.