Para evitar condena Raquel Briceño, acusada de apropiación de menores, pediría hacer tareas comunitarias




Junín de los Andes – Raquel Briceño, la ex jueza de Paz de Junín de los Andes que, en 1976, recibió un niño a quien lo anotó como biológico, el próximo miércoles, pedirá una probation. El año pasado, un ADN reveló la verdadera identidad de su hijo. Desde que se conoció que haría dicha solicitud, comenzaron a conocerse los pedidos para que se la rechacen.

La ex jueza de Paz de Junín de los Andes, Raquel Briceño, acusada de apropiación de menores, supresión de su identidad y falsificación de documento público, pedirá el próximo miércoles la suspensión del proceso en su contra para proponer la realización de tareas comunitarias y un resarcimiento económico. Por tal motivo, organizaciones de Derechos Humanos convocaron a presenciar la audiencia para exigir que la causa continúe hasta el dictado de una sentencia condenatoria.

Briceño fue denunciada en 2015 por su hija Sonia Manzini, por haberse apropiado ilegalmente de un niño a quien bautizó como Julio Rafael Manzini. “Julio no es hijo biológico de Raquel Briceño; y no estaba inscripto como adoptado sino como hijo biológico”, destacó Ignacio Ferrería del Colectivo TUGUN –Identidad Biológica de los Andes-. Corría el año 1976 y en el país se aplicaba un plan sistemático de robo de bebés. El niño fue entregado a Briceño por el por entonces Juez de Paz de San Martín de los Andes, Julio Quiroga. Sonia –quien tenía 10 años de edad- contó que cierto día llegó Quiroga a su casa con un bebé en sus brazos, se lo entregó a su madre y desde ese momento “pasó a formar parte de la familia”.

En setiembre de 2015, Sonia denunció a su madre Raquel por la apropiación ilegal del niño. Tres meses más tarde, Alicia Sifuentes se presentó en la Justicia y aseguró que había tenido un hijo con Quiroga y que éste se lo había quitado con el argumento de que lo iba a criar una hermana suya.

El año pasado, un estudio de ADN confirmó el lazo sanguíneo de Julio Manzini con Alicia Sifuentes.

El 18 de abril, Raquel Briceño y su esposo,el sargento retirado del Ejército, Roberto Manzini, fueron imputados de la apropiación ilegal por la Oficina Fiscal de Delitos de Lessa Humanidad de Buenos Aires. El expediente fue girado a Neuquén para la continuación de la investigación. “Esta causa se radicó inicialmente en Buenos Aires porque los implicados formaban parte del Poder Judicial de Neuquén, por eso se la llevó fuera de la jurisdicción”, indicó Ferreira, en diálogo con AM550. “La sospecha primaria que teníamos es que había ocurrido en el marco del plan sistemático de robo de bebés de la dictadura”, agregó. También se les atribuye la apropiación ilegal y la supresión de identidad de Raúl Barizoni, en 1982, quien fue entregado a Graciela Briceño –hermana de la ex jueza- y a Raúl Barizoni –gendarme retirado-.

“Raquel Briceño se jubiló como Jueza de Paz después del resultado de ADN que confirmó que Julio no era hijo suyo. Esa jubilación fue un premio para ella y una prueba de la complicidad del sistema judicial de la provincia”, expresó Ferreira.