Anuncios

Suplementos de Colágeno, la proteína más importante de nuestro cuerpo

El colágeno es la proteína más importante en nuestro organismo, ya que representa más de una cuarta parte de nuestra proteína. Es el mayor componente de nuestros huesos y nuestra piel, pero también está en las articulaciones, músculos, tendones, dentina, córnea, pelo, etc. Es decir, que está repartido por todo nuestro cuerpo.

El colágeno es fundamental para el buen funcionamiento de nuestro cuerpo porque está presente en forma de fibras flexibles y muy resistentes (fibras colágenas) que se compactan y se estiran y que varían su diámetro según el tejido del que forman parte.

La función principal del colágeno es la de aportar una gran resistencia y flexibilidad que nos permite movernos y estar de pie, así como tener un buen aspecto.

¿Qué pasa si nos falta colágeno?

Al conocer la función del colágeno en nuestro organismo podemos deducir la importancia de mantener unos buenos niveles de esta proteína para tener una buena calidad de vida y prevenir problemas de salud.

Nuestro cuerpo produce colágeno de manera natural. Sin embargo, a partir de los 30 o 40 años se va perdiendo la capacidad de generarlo manera gradual, lo cual empezará a provocar los siguientes síntomas relacionados con el envejecimiento, tanto a nivel de salud como estético:

Envejecimiento de la piel, pérdida de tersura y firmeza y aparición de arrugas.
Dificultades en la movilidad de las articulaciones que pueden acarrear también inflamación y dolor.
Pérdida de la densidad ósea.
Aparición de varices.
Caída del cabello.
Problemas dentales.


El colágeno en hombres y mujeres

Aunque tanto los hombres como las mujeres sufren la pérdida progresiva de la capacidad de generar colágeno, ellas son las que lo suelen sufrir con anterioridad y de forma más repentina debido a los cambios hormonales.

Por este motivo es más habitual que las mujeres sufran antes problemas de densidad ósea y en las articulaciones.

Sin embargo, hay una excepción con las personas que realizan mucho deporte, que también son proclives a padecer problemas articulares antes por el desgaste de fibras de colágeno que provoca el movimiento continuado.
Una de las enfermedades más habituales por desgaste del cartílago (y colágeno) que, en este caso, es el que recubre los huesos de la articulación como si fuera una almohadilla, es la artrosis.

Esta degeneración del colágeno del cartílago hace que estos huesos no queden protegidos y rocen de manera continuada, lo cual provoca inflamación y dolor.

Hay factores que influyen en esta pérdida del cartílago, como el exceso de ejercicio, el sedentarismo o la edad. Sin embargo, si añadimos colágenos a nuestra dieta podremos retrasar este problema que puede llegar a causar mucho dolor.

El reumatólogo es el especialista que se va a encargar de diagnosticar y elaborar un tratamiento en caso de que padezcamos artrosis, una enfermedad que es una causa habitual en las bajas por incapacidad laboral y que empeora mucho la calidad de vida de las personas que la sufren.

Aunque solemos relacionar la osteoporosis con la falta de calcio, el colágeno desempeña también un papel fundamental en la densidad ósea, ya que forma parte de la estructura en la que se fija este mineral.

Por este motivo, cuando el colágeno se degrada, el hueso se vuelve cada vez más frágil, lo cual lo expone muy fácilmente a cualquier tipo de fractura o lesión.

Esta enfermedad no suele presentar síntomas hasta que sufrimos una fractura o bien nos realizamos el examen pertinente por cualquier motivo. Esto confirma la necesidad de prevenirla incluyendo el colágeno en nuestra alimentación o como suplemento a partir de la treintena.

La menopausia es un momento clave en esta enfermedad. No obstante, hay otros factores que también pueden ser decisivos, como la alimentación, en especial cuando es pobre en nutrientes, la falta de ejercicio o el consumo de algunos medicamentos.

La manera de ralentizar la degradación del colágeno y evitar los problemas de salud que conlleva consiste en tomar un suplemento de esta proteína desde que empecemos a sentir los síntomas, o incluso para prevenir, a partir de los 30 años.

Deben ser 10 gramos diarios de colágeno asimilable. El más conocido es el colágeno hidrolizado, un nutriente soluble que podemos mezclar con los alimentos para ingerirlo.

Los suplementos de colágeno natural, que podemos comprar en herbolarios, dietéticas y farmacias, pueden estar elaborados a partir de dos fuentes diferentes:

Colágeno de origen animal: procedente del pollo, la vaca o el cerdo.
Colágeno de origen marino: derivado de pescado y algas. Es bastante conocido el cartílago de tiburón.
En muchos casos, el suplemento de colágeno suele ir acompañado de otros nutrientes para mejorar su asimilación.

También podemos incorporar el colágeno a nuestra alimentación de manera natural. Para ello debemos recuperar las recetas a base de pieles y huesos animales para elaborar caldos.

Sin embargo, siempre que podamos, recomendamos elegir ingredientes de origen ecológico, para evitar las hormonas y otras sustancias que pueden ser perjudiciales para la salud si abusamos de la proteína animal.

Para conseguirlo podemos acudir a una carnicería de confianza y pedir huesos de animales que hayan sido alimentados de manera natural, criados en libertad. En el caso del pescado, elegiremos el de origen salvaje.

Estos caldos requieren tiempo de cocción largos para poder extraer el colágeno de los alimentos, pero tienen la ventaja de que nos permiten hacer una receta económica en la que se aprovecha el alimento al máximo.

También podemos consumir gelatinas, ricas en colágeno. No obstante, deberíamos evitar las que contienen azúcar blanco y saborizantes artificiales o bien elaborarlas nosotros mismos con placas de gelatina neutra.

También es importante destacar los alimentos que, de manera directa o indirecta, estimulan y mejoran la producción de colágeno:

Alimentos ricos en vitamina C: Verduras de hoja verde, los cítricos (y sus peladuras, si son ecológicos), el pimiento rojo, los frutos rojos, etc.
Alimentos ricos en ácidos grasos Omega 3: Pescado azul, nueces, yema de huevo, aceite de oliva y de lino, aguacate, etc.
Alimentos ricos en azufre: Cebolla, aceitunas, apio, pepino.
El té verde: Esta bebida medicinal y milagrosa tiene la capacidad de estimular la producción de colágeno y de elastina.
Te recomendamos leer: Beneficios y propiedades del pepino en la piel

Contraindicaciones del colágeno
El consumo de colágeno hidrolizado no tiene contraindicaciones importantes, ya que es un producto natural que el cuerpo asimila con facilidad, siempre y cuando sea un colágeno de calidad garantizada y se tomen las dosis indicadas por el fabricante o el médico.

No obstante, deberían evitar el consumo de colágeno las siguientes personas:

Si se padece una alergia a la proteína animal. Es importante averiguar siempre la fuente del colágeno.
Si se sufre fenilcetonuria hereditaria o intolerancia a la fenilalanina.
Para aquellas personas que sigan dietas específicas, deben tener en cuenta que el colágeno es una fuente muy rica en proteína.

Anuncios