Anuncios

¿Quién ganó?: El lunes se conocerían los resultados del escrutinio definitivo

Buenos Aires – El conteo uno por uno de los votos en papel normalmente es rutinario, pero esta vez cobra máxima importancia por la forma escandalosa en que el gobierno nacional manejó el escrutinio provisorio. El kirchnerismo asignó 30 fiscales por cada mesa de votación “para cuidar el voto de los bonaerenses”, dijo un apoderado.

La Justicia Electoral comenzó este martes el escrutinio definitivo de las PASO en los municipios de la estratégica tercera sección bonaerense, en el sur del Conurbano, que resultará clave para los resultados finales, que se conocerán el próximo lunes.

Fuentes que participan de la tarea en el Teatro Argentino de La Plata confirmaron que, hasta el momento, se llevaban escrutadas aproximadamente unas 3.100 mesas de un total de 12.287 de dicha sección y que recién el próximo jueves se terminarían de contar las 2.836 mesas que corresponden al populoso distrito de La Matanza.

En el proceso de recuento definitivo que lleva adelante la Justicia restan aún de las secciones cuarta a la séptima, puesto que la octava se hizo al principio, y se estima concluir el próximo lunes con el total.

En la tercera sección, el frente Unidad Ciudadana, que lleva a la expresidenta Cristina Kirchner como primera candidata a senadora nacional, logró imponerse con amplia ventaja sobre el exministro Esteban Bullrich de Cambiemos, aunque la falta de carga en más del 5% de las mesas le daban la esperanza a su sector de sumar los votos suficientes para pasar al frente en el resultado general provincial.

Escrutadas poco más del 95% de las mesas en el provisorio de toda la provincia, a cargo del Ministerio del Interior, el candidato de Cambiemos había alcanzado el 34,19% de los votos, mientras que la expresidenta llegó al 34,11%.

El kirchnerismo denunció una maniobra intencional del Poder Ejecutivo para la manipulación selectiva de la carga de datos electorales en la Provincia y, a modo de prueba, enumeró algunos de los distritos en los que no se terminó de escrutar, donde la expresidenta cosecha fuerte respaldo: Ensenada; Malvinas Argentinas; Florencio Varela; Moreno; Merlo; La Matanza; José C. Paz; Berazategui y Ezeiza.

En La Matanza, de hecho, el escrutinio provisorio alcanzó el 94,43% de las mesas, lo que habría dejado afuera unos 55 mil votos, aunque en el kirchnerismo estiman que el recuento definitivo de toda la provincia se incluirá en total unos 300 mil sufragios que no fueron registrados en el provisorio.

El presidente Mauricio Macri recibió la semana pasada un informe del Ministerio del Interior sobre el procesamiento de los datos del escrutinio provisorio de las PASO en Buenos Aires, el cual detalló los motivos por los cuales la carga de telegramas llegó hasta el 95,68% y estableció que ese porcentaje es similar al alcanzado en las elecciones anteriores.

El informe indica que la carga de telegramas válidos llegó hasta el 95,68% debido a que el 4,32% restante para alcanzar el total presentaba tres clases de problemas por lo cuales fueron considerados no válidos.

Los tres inconvenientes detectados y que impidieron la totalidad de la carga de datos fueron los siguientes: telegramas que tenían mayor cantidad de votos que de votantes (1,54%); telegramas que no contenían datos (0,13%) y actas sin telegramas adjuntados, los cuales habrían sido introducidos en las urnas por error de los presidentes de mesa (2,65%).

En tanto, la Dirección Nacional Electoral, dependiente de la cartera del Interior, se refirió a las denuncias por mesas cargadas con “cero votos” para Unidad Ciudadana y remarcó que en el escrutinio provisorio “la carga de datos corresponde a la información escrita por el presidente de mesa en el telegrama y sólo en ese documento electoral, careciéndose de acceso a las actas de escrutinio y a los certificados otorgados a los fiscales de las agrupaciones políticas”.

“Por tratarse de instrumentos realizados manualmente por la autoridad de mesa existen, en ocasiones, diferencias entre ellos.

No obstante, cuentan con las firmas de la autoridad de mesa y de los fiscales intervinientes en el proceso electoral.

Las comparaciones que se realizan entre los certificados de escrutinio y los telegramas son de utilidad para la fiscalización que desarrollan las agrupaciones políticas al momento de iniciarse el escrutinio definitivo y que realiza la Justicia Nacional Electoral que es el que posee valor legal”, indicó.

Sucede que el escrutinio definitivo toma como base la información consignada por los presidentes de mesa en las actas de escrutinio y la resolución de los votos recurridos y de identidad impugnada, mientras que la carga de datos del recuento provisional corresponde a la información escrita por el presidente de mesa en el telegrama.

Anuncios