Anuncios

Efectos psicológicos de un robo en nuestra casa

El impacto psicológico y emocional que afecta a las víctimas de un asalto en su domicilio es importante: dos de cada tres conocen que no se sienten seguras en casa tras pasar por esta experiencia. Ésta es la principal conclusión que se extrae de la encuesta realizada a 516 personas que han sufrido un robo en su hogar, elaborada por la consultora TNS Sofres.

Ser víctima incrementa de forma muy importante la sensación de inseguridad. Y es que el 94% de las personas encuestadas afirmaron sentirse preocupadas ante la posibilidad de volver a ser víctimas de un robo.

Esta preocupación afecta de forma muy evidente al aspecto emocional: casi el 70% de las víctimas reconoce tener problemas para conciliar el sueño después del suceso y el 30% no duerme en su casa la noche siguiente de producirse. Además, destacan las consecuencias que tienen estos episodios en los niños. Según el estudio, dos de cada tres sufren daños emocionales después del robo y el 52% deja de sentirse seguro en su casa. Esta última secuela se mantiene en uno de cada tres menores cuando ya ha pasado un año desde el robo. Se da la circunstancia de que en un 27% de los casos, el caco accedió al dormitorio de los niños.

Por último, llama la atención que casi la mitad de las familias víctimas (el 49%) se encontraban fuera de casa por un largo periodo de tiempo cuando se produjo la intrusión; el 40% estaban realizando viajes o desplazamientos de carácter breve; y el 11% de las víctimas estaban en casa cuando el ladrón o ladrones entraron en la vivienda, que es la situación que se percibe como más traumática.

Esta información es difundida gracias a 3 de Fierro. Más información en el facebook o en su web

Anuncios