Anuncios

Propiedades de la Chía y cómo incorporarlas a nuestras comidas

A las semillas de chía se le atribuyen 2 veces la proteína de cualquier otra semilla, 5 veces el calcio de la leche entera, además del boro, mineral que ayuda a la absorción del calcio en los huesos, 2 veces la cantidad de potasio de los plátanos, 3 veces más antioxidantes que los arándanos, y 3 veces más hierro que las espinacas, a parte de grandes cantidades de ácidos grasos esenciales omega 3. También es fuente de magnesio, manganeso, cobre, niacina, zinc y otras vitaminas.

Son una fuente completa de proteínas, proporcionando todos los aminoácidos esenciales en una forma fácilmente digerible. También son una fuente fabulosa de fibra soluble, las semillas absorben el agua (de 9 a 12 veces su peso en agua) y crean un gel mucilaginoso.

Por su alto contenido de antioxidantes las semillas se mantienen frescas y comestibles durante más tiempo. Las semillas de chía pueden ser fácilmente almacenadas en seco durante 4 años sin que se deteriore el sabor, el olor o el valor nutritivo, y todo ello sin un solo producto químico o conservante. Los antioxidantes ayudan a prevenir los daños de los radicales libres en tu cuerpo, el envejecimiento prematuro de la piel e inflamación de los tejidos.

Cómo incorporarla a nuestra aliemntación

Además de lo mencionado, la chía posee la capacidad de espesar preparaciones acuosas o líquidos, pues su fibra absorbe agua al contacto con la misma.

Entonces, en la cocina podemos emplear chía para dar textura a los platos o bien, como espesante en reemplazo de otros ingredientes ricos en almidón por ejemplo.

Esta capacidad de la chía permite lograr platos más ligeros y saciantes, así como también, puede ser muy útil para quienes buscan reducir hidratos en su dieta o eliminar harinas de la misma.

Para que comencéis a incorporar este noble alimento a la dieta, os dejamos siete recetas sencillas que puedes probar en casa:

Vasitos de mango, yogur y semillas de chía: ideal para un postre o desayuno diferente, esta receta ofrece mucha fibra, calcio y proteínas de calidad que sacian rápidamente. Además, poseen grasas buenas y muy pocas calorías.
Crackers crujientes de semillas y avena: estos crackers son muy fáciles de realizar y se encuentran colmados de buen sabor, grasas insaturadas y antioxidantes derivadas de las semillas. Sirven para untar con lo que más nos guste o por qué no, para picar solos entre horas y calmar el gusanillo con buenos nutrientes.
Agua de lima con semillas de chía: una bebida diferente con sabor y consistencia ofrecida por la chía que podemos preparar rápidamente para hidratarnos tras el entrenamiento o acompañar una comida saludable.

Pan rápido con semillas y avena: para elaborar un bocadillo o untar con mermelada en el desayuno o la merienda, este pan rápido con semillas de chía puede ser una saludable alternativa al pan de molde que solemos comprar, pues ofrece mucha más fibra, minerales, proteínas vegetales y antioxidantes que cualquier otro pan que podemos conseguir en el supermercado.
Desayuno de chía y avena: para comenzar el día con un plato diferente a los clásicos cereales o avena con leche, podemos elaborar esta copa con chía que fácilmente resolverá nuestra primer comida con buenos nutrientes.
Mermelada de moras y semillas de chía: para restar una gran cantidad de azúcar a la clásica receta de mermelada podemos recurrir a la chía que sumará buenas grasas, minerales y fibra a este plato ligero pero igualmente sabroso.
Pudding de chía y chocolate con yogur: a modo de postre saludable o de desayuno, podemos tomar este pudding saciante, dulce y muy nutritivo elaborado con chía y demás ingredientes que ofrecen fibra, proteínas, calcio, potasio y vitamina D.
Hay muchas formas de sumar chía a tu dieta y disfrutar de todas las propiedades de este alimento posee que nos permiten lograr platos sanos, más ligeros y nutritivos.

Anuncios