Anuncios

Se debate en el congreso la reforma previsional

Luego de aprobarse en comisión, la polémica reforma entra mañana a Diputados para su posible sanción.

Luego de un tenso debate en la comisión conjunta de Presupuesto y Hacienda y de Previsión y Seguridad Social, la reforma logró avanzar para ser tratada en la Cámara de Diputados.

A las piñas, con insultos y amenazas avanza para ser tratada mañana jueves en el recinto. A pesar del tumultuoso y mediático debate, el oficialismo logró el dictamen en la comisión conjunta con el apoyo de 40 de los 80 integrantes.

Si se aprueba la reforma sería ley, ya que cuenta con la media sanción de la Cámara de Senadores, por lo que el gobierno lograría así cumplir con el primero de los objetivos que se propuso, luego del impulso reflejado en las elecciones de octubre. Los otros son la reforma fiscal y la laboral.

De ésta manera el gobierno conseguiría un recorte en el presupuesto de entre 80 y 100 mil millones de pesos, tomados en parte del bolsillo de los abuelos, que le permitiría aportar a la Provincia de Buenos Aires en compensación al histórico reclamo del fondo del conurbano bonaerense.

Por ello ya el gobierno advirtió que si no se aprueba la reforma previsional se caerá el Pacto Fiscal con los gobernadores.

La extorsión se sustenta en la dificultad que tiene el oficialismo en obtener los votos a favor de la reforma, proponiéndose que los gobernadores presionen a sus diputados.

La reforma previsional no plantea sólo la rebaja de las jubilaciones por el mecanismo del cambio de la fórmula de movilidad, que además afecta a 17 millones de personas, porque alcanza también a pensionados, pensiones no contributivas, beneficiarios de asignaciones familiares y las AUH.

La reforma plantea también la jubilación voluntaria a los 70 años (interpretado como un principio de ir aumentando la edad jubilatoria) y la garantía del 82%, pero aplicada sobre el salario mínimo vital y móvil, para aquellos con 30 años de aportes (en este momento es de 81,8%) correspondiendo a los $7246 de mínima de un jubilado, respecto de los $8860 que es la salario mínimo.

No era de esperar para el gobierno, ni conveniente que el debate estuviera tan expuesto. Desde la reacción inicial de Carrió, que supieron finalmente contener, al estruendoso debate de la comisión, el oficialismo teme que el proyecto se les vaya de las manos.

La extorsión y presión sobre los gobernadores, la celeridad para votarla en senadores antes del recambio con la presencia de la ex presidenta, el impulso de la victoria electoral, ni las puestas en escena del juez Bonadío, fueron suficientes.

Ahora se sumó la movilización multitudinaria frente al Congreso de Barrios de Pie, la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) y la Corriente Clasista y Combativa (CCC) a la que se sumaron organizaciones sindicales de las CTA y la Corriente Federal de Trabajadores (CFT).

Por su lado la CGT decidió una movilización para mañana, según informó uno de los integrantes de su triunvirato Juan Carlos Schmid en rueda de prensa, y un paro general de 24 horas en caso de aprobarse la reforma.

Se suma así a la convocatoria de las CTA, la corriente federal y los partidos de izquierda.

A todo esto el gobierno responde con mayor represión, lo que va enrareciendo una vez más, el diciembre tan temido.

A espaldas de la gente común; sin las inversiones esperadas; traicionados por los propios grupos de empresarios, que no se abstienen de subir los precios ni se deciden a invertir, entusiasmados con la nueva bicicleta financiera; sorprendidos por un escenario mundial que se para en el proteccionismo, como quedó de manifiesto en las reuniones de la Organización Mundial del Comercio (OMC) que se lleva a cabo en estos momentos en nuestro país; los aumentos de naftas y tarifas; con una creciente descoordinación de las decisiones para controlar las principales variables macroeconómicas; el gobierno empieza a sentirse desconcertado frente a su incapacidad de satisfacer las ilusiones que generaron la llegada de un  supuesto Cambio. Los ciclos de aprobación se acortan.

Blanco sobre negro, aparecerá tal vez con el nuevo año, un nuevo ciclo, donde se debata el modelo social y económico de la mano de la cuestión de la distribución del ingreso, fundamental para que no sean siempre los mismos, los que menos tienen, que son los terminen pagando las crisis. Pero primero habrá que terminar este.

Anuncios