Anuncios

Pidieron la prisión domiciliaria para el acusado de violencia de género que amenazó con un machete a su expareja

El acusado tiene domicilio muy cerca de la víctima, quien teme por su vida. Hoy hay una audiencia para evaluar la decisión recurrida por la fiscal. También hoy se evaluara otro caso de prisión domiciliaria de violencia de género.

Imagen Ilustrativa

San Martín de los Andes – Después de cumplir un mes de prisión preventiva esperando la resolución del tribunal de impugnación, el juez Valderrama concedió la prisión domiciliaria para el acusado de ejercer violencia de género contra su expareja y su hija, amenazándolas con un machete en la mano.

A principios de diciembre un tribunal declaró culpable le impuso una pena de dos años y dos meses de prisión efectiva. Ante la apelación de la defensa y esperando una audiencia para el dos de febrero, el juez dictaminó la prisión preventiva por un mes. Al vencerse este plazo, la fiscal Inés Gerez solicito la renovación de esta decisión, pero el juez hizo a lugar al pedido de la defensa y le concedió la prisión domiciliaria. Ante esto la fiscal recurrió la medida que será evaluada en una audiencia durante la mañana de hoy.

La prisión preventiva llevó tranquilidad a las víctimas, pero esta nueva decisión ha generado un rechazo por la cercanía entre las viviendas en donde el acusado cumpliría la prisión domiciliaria y la de su expareja.

La hermana de la víctima publicó en su facebook:

En otra audiencia posterior en la mañana de hoy, también se evaluará, en esta caso una recurrencia que pide prisión domiciliaria, para otro acusado de violencia de género con condena de 2 años y 2 meses de prisión efectiva.

En este otro caso, el hecho ocurrió el 6 de agosto de 2017, en horas de la madrugada. El acusado mantuvo una discusión en el interior de un pub con su expareja. Luego salieron al exterior y la golpeó en la cara con trompadas. Ambos se fueron en micro hacia la vivienda de la mujer. Allí, tras una discusión, la arrojó sobre la cama y comenzó a asfixiarla. En el interior de la casa también estaba la hija de la mujer, menor de edad, quien le pidió que se fuera. El acusado tomó la llave de la vivienda y las encerró a las dos. Agarró a la víctima de los brazos y le apoyó un cuchillo en el cuello, amenazándola con matar a la niña. Posteriormente la mordió en la cara, provocándole lesiones.

Anuncios