Anuncios

5 razones para que tus hijos practiquen trekking

El trekking es un deporte que consiste en caminar por senderos sobre escenarios naturales. En nuestra ciudad suele estar focalizado en recorridos por los cerros que la rodean. Quienes practican trekking asiduamente, aseguran que se trata de una actividad altamente recomendable para todas las edades, especialmente para los niños, niñas y adolescentes. A continuación, desplegamos cinco razones por las cuales es importante vivir la experiencia del trekking desde la primera infancia.

1) Contribuye a formar hábitos saludables de cuidado del cuerpo

El trekking es un ejercicio aeróbico que beneficia al sistema circulatorio. Practicándolo los niños fortalecerán su  corazón lo cual ayuda a prevenir posibles patologías cardíacas. Además, los músculos y huesos también se ven beneficiados por esta actividad. En el caso de los músculos, los que más trabajan son los del tren inferior haciendo especial hincapié en cuádriceps y glúteos, sobre todo si en el recorrido se incluyen subidas y bajadas. Los huesos también se ven fortalecidos y aumentan su densidad ósea.
Al tratarse de una actividad al aire libre que generalmente es practicada  en la montaña, el trekking además anima a los pequeños deportistas a respirar aire puro conscientemente.

2) Mejora el estado de ánimo

A medida que la caminata avanza, cualquier enojo, preocupación, angustia se empieza a disipar, como si el mirar hacia adelante y avanzar con paso firme fuera una gran metáfora de cómo afrontar los desafíos en la vida. “El trekking es una gran herramienta para apaciguar el ánimo, para calmarnos, para pensar antes de hablar cuando estamos enojados. Y qué mejor que aprender esto en la niñez”, expone Manuel, coordinador de la Escuela de Montaña Sport Tracks.

3) Combate el aburrimiento y el sedentarismo de una manera sana

En el caso de que los niños, niñas o adolescentes se manifestaran aburridos durante las vacaciones o se los viera echados en un sillón mirando tele todo el día, para ellos el trekking podrá constituir una gran invitación a descubrir un mundo apasionante de contacto con la naturaleza. Es muy posible que – si ese es el caso – las primeras propuestas tengan que ser en familia o invitando amigos de modo que haya un atractivo extra para activar y salir. Una escuela de montaña podría contribuir a formar hábitos deportivos desde el disfrute en niños y niñas que aún no los han incorporado por diversas razones.

4) Mejora el rendimiento académico

Se ha comprobado que hacer trekking media hora por día estimula un mayor despliegue de la imaginación; contribuye a mejorar la concentración así como también, la habilidad de aprendizaje.

5) Afianza los vínculos

Si el trekking se realiza entre amigos o en familia, llega un punto en el que las palabras se sinceran y surgen encuentros y temas de conversación que de otra manera no hubieran sido posibles. Por lo general, los primeros kilómetros se mantienen conversaciones más superficiales o esperables pero cuando ellas se desgastan, junto a una respiración de aire puro en plena montaña, surgen temas profundos que con pocas palabras permiten conocer más a las personas que comparten el momento deportivo.

 

Anuncios