Anuncios

Cómo elegir una contraseña segura

Realizar buena parte de nuestras actividades diarias a través de Internet nos expone a sufrir cada vez más ataques cibernéticos. Y es que términos como ciberdelincuencia, hackeo o phishing están cada vez más presentes en nuestro día a día. En este contexto, disponer de una buena clave de seguridad es fundamental para proteger nuestros dispositivos con acceso a Internet y nuestras cuentas a redes sociales, nubes de almacenamiento, cuentas de e-mail o cualquier otro tipo de acceso.

Buena parte de los usuarios utilizamos contraseñas consideradas inseguras. En algunos casos, se trata de nombres propios o incluso de una sucesión de números por su orden lógico (“1234…”). Otras veces, la clave elegida no es más que un concepto o una fecha. En cualquiera de los casos, se trata de contraseñas que los ciberdelicuentes pueden descifrar con relativa facilidad.

Existen distinto tipos de contraseñas que debemos considerar al momento de elegir una para nuestro uso.

Numéricas: Solo están formadas por números. Son desaconsejables por su dificultad de memorización por parte del usuario y por ser fácilmente descifrables por los piratas informáticos.

Alfabéticas: Son aquellas que incluyen letras aunque no necesariamente palabras. No se recomiendan si queremos tener una buena ciberseguridad en nuestro ordenador.

Cadenas de caracteres: Incorporan todos los elementos de escritura que podemos introducir con un teclado. Son las más seguras porque obligan a los ‘hackers’ a dedicar mucho tiempo para descifrarlas.

Biométricas:
Consiste en controlar el acceso mediante el uso de la huella dactilar u otras características físicas, como la retina ocular. Son eficaces, pero costosas. Actualmente es un sistema de seguridad en pleno desarrollo y ampliamente utilizado en smartphones.

Para disponer de una clave segura y que, al mismo tiempo, pueda memorizarse con relativa facilidad, conviene seguir los siguientes pasos:

Muchos caracteres: Cuanto más larga sea la clave, más difícil será de descifrar. De igual modo, recuerda combinar cifras, letras y símbolos e incluir mayúsculas y minúsculas.
Sin lógica semántica: Aunque cueste más memorizarlas, es preferible que las contraseñas no sigan ninguna lógica semántica. Es decir, que no constituyan una oración o un concepto.
Impersonales: Procura que tu clave no esté relacionada con ningún aspecto de tu actividad o de ti mismo.
Única: Es preferible utilizar una clave distinta para cada tipo de acceso.

¿Cómo memorizar mejor una contraseña?

Esta es una cuestión compleja ya que cada persona tiene sus trucos para memorizar. Uno de los consejos más sencillos es transformar una palabra en una contraseña segura sustituyendo caracteres.

P.ej:cambiar “murciélago” por “¿¡MuRc13L4G0!?“

Sustituímos algunas letras por números de apariencia similar, alternado mayúsculas y minúsculas e incluido símbolos. Es fácil de recordar y resulta mucho más segura que una contraseña formada únicamente por letras.

Otra opción para facilitar la tarea de creación de una clave segura es usar un generador de contraseñas. Este programa crea claves al azar pero siguiendo algunos de los criterios que hemos expuesto con anterioridad. Así, el usuario puede obtener una contraseña segura para todas las plataformas ‘online’ que utilice, como las redes sociales.

Existen numerosos programas gratuitos de este tipo: Generate Password, Clave Segura, Random Generator, Password Live o Strong Password Generator son algunos de los más utilizados. El único inconveniente que suponen es que pueden ser contraseñas difíciles de recordar.

Estos consejos son aportados por 3 de Fierro, a través de su web o su facebook.

Anuncios