Anuncios

Tecnología y arte fue la propuesta en Arte Factum el fin de semana pasado

San Martín de los Andes – El sábado pasado en el Domo ArteFactum sito en Fundación Catalina se realilizó una conferencia- teller de introducción a la geometría fractal 3D aplicada al arte y diseño dictada por Lisandro Sabio, artista audiovisual y referente del arte fractal en argentina. También estuvo Fernando Toth profesor de antropología, investigador, músico y compositor quien brindo su taller de sampleo y creación de bits.
ArteFactum de la mano de Emilia Tosar y Florencia Cranaghi con la colaboración Universo Conspira coordinado por Nadia Vidal invitaron y produjeron un encuentro maravilloso de dos jóvenes que trabajan experimentan y promueven la utilización de la tecnología para aunar diferentes lenguajes y diversos saberes.
La modalidad de construir nuevas realidades, de amasar en el espacio con fórmulas matemáticas imágenes creadas a partir de esa ciencia dura que construye mundos. Son existentes? y si existen, dónde ? SI es posible inventar mundos? Animales? Geografías? que por el abracadabra como una prestidigitador y a la vez nada mágico por la regla de geometría fractal y matemática pura, creando ¿imágenes reales ? que si bien fuera de nuestro mundo conocido, aún así… podrían existir en verdad. Ese mundo, por ser desconocido, será real? Es increíble el sin número de preguntas que su demostración promueve.
Cuál es el alcance de nuestra tecnología? Cuál el alcance de ella en nosotros? Si bien estas preguntas son propias de la época Sabio promueve este interrogante verdadero en cada uno de los participantes en el acto.
Que le toca al artista o al hombre común para generar sus espacios e imaginar? Esa ocasión imaginaria, según no explica es real en tanto ordenada matemáticamente, no caprichosamente y a la vez creativamente, desarrolla o deconstruye objetos. De este modo nos convoca a pensar sobre el Arte digital y su efecto en el sujeto. ¿Es que el arte digital produce sujeto? es que el artista por fuera de su trazo, presión, y cuerpo puede producir novedad para sí? cuánto impacta en el sujeto su forma de comunicación tecnológica? Hasta conocerlo más allá de los prejuicios que la tecnología promueve en quien escribe, sobre la posibilidad de ir más allá del si mismo en el objeto de creación,
Sabio fue mostrando el camino entre la Producción y la Creación; Ya sea como serie a distribuir encaramada en las lógicas del mercado y la estética de la época, a algo muy interesante que se transforma en un estilo propio. El estilo, es la marca del sujeto que deja su huella y su impronta en su producción artística, ya no es sólo una cosa del mercado es lo que los caracteriza, lo que lo muestra en su sigo y trazo propio, no es sólo una cosa de la época aunque la habite.
Sabio hace estilo y explica que ofrece los conocimientos y la técnica, pero la creación es de cada uno. Hacer de eso estilo es un cuestión de orientar una búsqueda siempre personal .El indagó sobre sus propios límites, aunque dice que no hay límites para la búsqueda, Uno encuentra donde parar para una estética posible.
Lisandro investigó culturas antiguas y sus máscaras rituales y trabajó esta temática con la pregunta por el hombre y sus representaciones. Esta búsqueda de hecho, en el arte que realiza, es algo que lo caracteriza según pudimos apreciar. Su interés fue creciendo y las posibilidades que fue encontrando entre una búsqueda interior, la geometría fractal y sus encuentros con la obra misma fueron llevándolo, según entendí, a una inquietud centrada en lo sagrado, en la creación y los misterios de la existencia. Pero sobre todo una búsqueda interior sobre la creación.
Expuso algo de su obra y la de otros artistas y las posibilidades infinitas que ofrece la técnica que aborda con una facilidad; que todos sabemos, está hecha de la experiencia y el saber de quien maneja una computadora, un programa pero que él formula como la de quien amasa la arcilla, tan simple como eso y tan complejo como eso. Creo que Podemos llamarlo “escultor del nada-espacio”.
Contó sobre sus clases y su entusiasmo cuando da clases y habló o dejó traslucir sus desencantos, no sin que nos quedara claro a quienes lo escuchamos de la alegría por la realización de su tarea de educador y de artista.

Luego Fernando Toth tomo la palabra. Decididamente una sorpresa para la audiencia. Antropólogo y músico, además de un experimentado desarrollador de música electrónica, fue llevando su disertación para mostrar desde los estudios de la antropología las unidades mínimas buscadas o desarrolladas por el hombre y las construcciones a modos de fractales de aldeas de tribus de Africa, así como la música y la incesante búsqueda del hombre entre el saber y la comunicación con un universo sutil de diálogos entre el cosmos y el hombre. Un lujo su mezcla teórica consistente, armónica con su entusiasmo serio que está dado por el encuentro de discursos distantes pero en él no disímiles. Mostró como el “sampleo”, que es una muestra digital sonora, una unidad sonora que puede utilizarse en la búsqueda de una nueva sonoridad. Hizo con esta explicación verdad la frase de que “nada nuevo inventamos”, sino que siempre re inventamos la realidad. Y esta re-creación, re-invención, de lo mismo produce novedad. Nos llevó por sus inquietudes teóricas y su búsqueda a la realización de una música in situ que permitió dar base luego a un encuentro con los fractales.
Ambos artistas dejaron vislumbrar el futuro artístico del hoy y nos dieron la ocasión de generar nuevos interrogantes sobre el arte digital, sus efectos y sus posibilidades en una sociedad donde la tecnología adquiere dimensión humana, amigable, no extranjera cuando es usada como un trozo de arcilla, como un lápiz, como un instrumento musical ,con la alegría de encontrar novedad en lo dado e inventado mientras se experimenta con la tecnología en un entramado lúdico entre ciencia, sonido , trazo y color.
Una tarde decididamente novedosa y placentera en el Domo Artefectum en Fundación Catalina

Lic Cecilia Lazzari

Anuncios