Anuncios

Díaz Gilligan, funcionario macrista, no declaró la cuenta en Andorra y fue denunciado

Buenos Aires – La denuncia contra el subsecretario general de la Presidencia recayó en el juzgado del juez Claudio Bonadio. Díaz Gilligan admitió haber oficiado como testaferro de un empresario con problemas con el fisco.

La justicia federal recibió este lunes una denuncia penal para que se investigue al Subsecretario General de la Presidencia Valentín Díaz Gilligan por los supuestos delitos de omisión maliciosa de declaración jurada y lavado de activos por ocultar 1,2 millón de dólares en una cuenta en Andorra.

Ese dinero permaneció en una cuenta en la Banca Privada d’Andorra (BPA) a nombre de una sociedad, según reveló una investigación del diario español El País.

La denuncia fue radicada por el diputado Rodolfo Tailhade ante la Cámara Federal porteña en los tribunales de Comodoro Py y, luego del sorteo, recayó en manos del juez Claudio Bonadio.

Según reseña la denuncia, Díaz Gilligan figuró ante el banco como representante de la empresa y accionista. Sin embargo, indicó que los fondos no eran suyos. La cuenta se abrió en 2012, cuando Díaz Gilligan era asesor del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Y mantuvo su actividad, al menos, hasta diciembre de 2014, cuando el político llevaba un año como director general de Promoción Turística del Consistorio bonaerense.

“La cuenta estuvo a nombre de la empresa británica de intermediación de jugadores de fútbol Line Action. El cien por cien de esta firma pertenecía a la mercantil panameña Nashville North Inc”.

Según indicó ese medio, “la cuenta de Line Action tenía en diciembre de 2014 un saldo de 1,2 millón de dólares. Y se nutría de transferencias de Uruguay de ‘clubs de fútbol’, según el banco. Díaz Gilligan es vocal del River Plate, de Primera División” .

Según consignó en su denuncia Tailhade, “existen sobrados motivos que imponen se realice una rápida y profunda pesquisa en virtud de los graves hechos de corrupción que ventiló el diario español El País. Asimismo, no podemos soslayar que en su ‘defensa’ el propio funcionario admitió que actuó como testaferro de un empresario con problemas fiscales y judiciales”.

Tampoco aclaró, según el denunciante, qué sucedió con el millón de dólares que poseía según la información brindada por las autoridades de Andorra. “Las confusas y autoincriminatorias declaraciones brindadas a los medios sólo aportan más oscuridad a un hecho de por sí grave. La intención del propio funcionario de presentarse ante la Oficina Anticorrupción, según sus propias declaraciones, prueba que pretende sustraerse de una verdadera y efectiva investigación, buscando la impunidad a través de un organismo que se dedica a encubrir funcionarios corruptos de su espacio político”, sostuvo Tailhade.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: