Anuncios

Como evitar el stress de nuestras mascotas en la visita al veterinario

Para poder llegar a un buen diagnóstico, el veterinario debe realizar la revisación del animal en el estado más natural posible. El miedo y el stress hacen que aumente el ritmo cardíaco del animal, el abdomen se tense, los músculos se contraigan y el animal entra en estado de alerta impidiendo la observación de los síntomas que nos permiten llegar al diagnóstico de la enfermedad.

Lo peor que se le puede hacer emocionalmente a un animal es infundirle miedo. Ningún animal vuelve a estar tranquilo con una persona, lugar o situación que lo haya asustado alguna vez.

Si logramos asociar la sala de espera del consultorio, la camilla o el momento de la aplicación de un inyectable con una acción agradable para el animal, probablemente tengamos una mejor consulta. El trabajo en equipo del propietario con el médico veterinario es esencial: se puede lograr administrando una golosina, sumado por ejemplo al masaje agradable que produce un cepillo de silicona sobre la piel.

La confianza que le genera al animal esta sensación placentera realizada por su propietario, facilita la relajación para llegar a un buen diagnóstico, y evita una mala experiencia que no se olvida.

Anuncios