Anuncios

Una de espías: el envenenamiento del doble agente ruso

Foto: RTR/via Reuters

Sergei Skripal es el nombre del doble agente ruso, que fue presuntamente envenenado el domingo 4 de marzo en la ciudad inglesa de Salisbury. A partir de allí se vienen sucediendo diferentes conflictos internacionales que ponen sobre el tapete las tensiones de un mundo en confrontación.

Skripal de 66 años es un ex militar ruso que a mediados de los años 90 trabajó como doble espía para Londres.

Su misión era la de revelar las identidades de agentes rusos que se desempeñaban en Europa, por lo que recibió a cambio cerca de u$s 100.000, pagados a su cuenta en España por el servicio secreto Británico (M16).

Finalmente fue arrestado en el 2004 y condenado en Rusia a 13 años de prisión, menos de los 20 que le hubieran correspondido por traición al Estado, gracias a que colaboró con la investigación.

Años más tarde su suerte cambió: en el 2010 formó parte de un intercambio por otros agentes rusos detenidos en Estados Unidos, por lo que tras el indulto obtuvo la libertad.

Desde aquella época residía en Gran Bretaña, hasta que aquél domingo fue hallado junto a su hija, inconscientes, en un centro comercial de la ciudad donde vivía.

Hasta hoy ambos se encuentran en estado crítico, y el gobierno inglés asegura que el envenenamiento fue producido por un neurotóxico de uso militar que se fabrica en Rusia.

Claro que los antecedentes de casos similares a este ayudan a hilvanar la hipótesis: desde 1978 donde un disidente búlgaro recibió un dardo venenoso, hasta el caso más reciente del agente ruso asilado también en Gran Bretaña, Alexander Litvinenko, que fue envenenado con polonio radiactivo.

Sin embargo distintos analistas internacionales, coinciden en que la “fórmula” de la familia de estos neurotóxicos (Novichok) ya fue develada hace mucho, es conocida y puede ser utilizada por diferentes países, lo que podría hablar de una maniobra para querer involucrar a Rusia en un conflicto Internacional.

Justamente el gobierno ruso aduce que no se dieron a conocer pruebas fehacientes del producto y que se trata de una desestabilización directa contra Putin, quién pasado mañana confronta en las urnas, con grandes posibilidades de ganar la elección presidencial por cuatro años más.

Hay como siempre distintas tensiones mundiales en juego: la situación bélica en Siria, donde Moscú se enfrenta con Washington; el acuerdo nuclear con Irán, donde Trump amenaza con retrotraerlo, a pesar de haberse firmado en la anterior administración y que es apoyado en la actualidad por Rusia.

Hoy, en una vuelta de escaladas con acusaciones mutuas, amenazas y medidas diplomáticas que rozan el mundial de fútbol que se avecina, Estados Unidos, Francia, Alemania y el Reino Unido redactaron un comunicado conjunto donde además de pedir explicaciones, manifiestan que se “pone en peligro la seguridad mundial”.

Así con mutuas acusaciones y conflictos de intereses, se juega probablemente una nueva proyección cinematográfica, que esconde las impotencias de las principales potencias mundiales, incapaces y desinteresadas en resolver, los verdaderos y graves padecimientos que sufren al mismo tiempo, las mayorías de las poblaciones del mundo.

Anuncios