Anuncios

El MPN local convulsionado por el panorama provincial

Ni bien comenzaron a sonar nombres en busca de la intendencia de la ciudad, los trapitos sucios en cada uno de los partidos comenzaron a verse. No escapa para nada a esta situación el partido provincial. Es que el Movimiento Popular Neuquino Sanmartinense vive una de sus peores crisis desde su fundación a nivel provincial.

Las mayorías de las encuestas que se aparecieron en los últimos días le dan al partido provincial un guarismo muy pobre, apenas un 5% como partido y un porcentaje aún menor si ponemos en el tapete la gestión de Brunilda Rebolledo. Es que la gente está cansada, votaron un cambio en la ciudad, y las cosas van cada vez peor, por eso al igual que en la provincia, si a los neuquinos se les pregunta si prefieren la continuidad o el cambio, vuelven a elegir el cambio.

En la provincia la preocupación es el denominador común para la situación que vive el partido provincial que ha mantenido el poder por más de medio siglo. Fuentes provinciales manifiestan por lo bajo que después de Neuquén Capital, este municipio lidera las obras más importantes a nivel económico, por ejemplo las obras más resonantes, el nuevo hospital, la escuela de música, las ampliaciones de establecimientos educativos, por solo mencionar algunas.

Por tal circunstancias no entienden el por qué del retroceso de la imagen del gobierno municipal.

Este año será crucial electoralmente hablando, será un año de muchas definiciones en el ámbito político ya que todos saben de las aspiraciones del actual gobernador Omar Gutiérrez por su reelección y también la de su vice, Rolando Figueroa, que se lanzará para ser gobernador de la provincia.

Para el periodismo político es un escenario ideal, ya que todo indicaría que si hay un enfrentamiento entre estos últimos, esa batalla electoral, será “la madre de todas las batallas” dentro del MPN, ya que dejaría atrás la interna entre Felipe Sapag y Jorge Sobisch de los años 1995-1999.

Por otro lado algunos dirigentes afirman que dichas candidaturas se van a dirimir a través de las encuestas, donde el que mejor mida irá como candidato a gobernador. Pero analizando esa situación el MPN arriesgaría su caudal político, ya que una interna de esa magnitud dejaría una sangría ideal para las aspiraciones de los partidos políticos opositores.

En la localidad los guitarristas mencionan que será muy difícil vencer a Omar, más aún, expresan que “el que maneja la billetera, nunca pierde”. Ahora esa expresión cae por si sola porque Felipe Sapag venció a Sobisch, siendo este último gobernador de la provincia.

Por otro lado, los que posicionan a Rolando Figueroa como EL candidato, afirman que las encuestas le favorecen ampliamente y vaticinan que el actual vicegobernador en caso de una interna, mostraría toda su fortaleza sobretodo en el norte neuquino, Centenario, Plottier, Zapala.

Para dejar el futurismo de lado, hay que pensar que de darse ese escenario, todo puede pasar. Los que hoy miden mañana no y los que hoy tienen la billetera, mañana la pueden perder.

Foto: RSM

Hablando localmente para el sillón de la intendencia, ya hay dos que picaron en punta, uno es Sergio Winkelman, actual presidente del Concejo Deliberante, y el otro es Esteban Bosch quien se desempeña como Secretario de Turismo de esta gestión. Ambos dirigentes van por la línea del vicegobernador de la provincia.

Cuando se le preguntó a Winkelman sobre las encuestas, le restó importancia, de hecho considera que muchas son dirigidas a sectores para potenciar a candidatos “digitalizados” y ya trabaja para dirimir la candidatura a través de una interna.

Foto: RSM

Por otro lado, Bosch está entusiasmado porque está convencido no solo de que las encuestas lo favorecen, sino porque encontró el aval de la intendente Rebolledo que declaró públicamente que apoya incondicionalmente a su “superministro”.

La actitud de la intendente con relación a Bosch generó incertidumbre en el gabinete municipal, ya que no entienden por qué apoya a un secretario que con va encolumnado detrás de Figueroa y puertas adentro la orden es que los que no están con Gutiérrez se tienen que retirar de la gestión.

Foto: RSM

Mientras Winkelman y Bosch analizan sus estrategias con la figurita de Figueroa, Gutiérrez parece tener su candidato. El número puesto sería Carlos Saloniti, actual Secretario de Hacienda del ejecutivo,  ya  que se  sabe que  siempre fue del agrado de Gutiérrez y tiene el perfil de la renovación política.

Claramente, si Saloniti es de la partida, tiene un trabajito más difícil que lidiar con los números del municipio, y es remontar la mala imagen del actual gobierno y la de la intendente, que en los últimos días se quedó sin representación en la Seccional Lácar, ya que se desvinculó su mano derecha por escuchas comprometedoras. Pero quienes conocen a Saloniti, saben que siempre tuvo que pelearla desde abajo, como con la actual economía local.

Foto: RSM

Ajústense los cinturones y prepárense, esto recién arranca y ya comienza a oler mal.

Anuncios