Anuncios

Por qué es importante la discusión del Convenio Colectivo de Trabajo de Salud

A partir de una desarrollada entrevista, el Profesional de la Salud, Pablo Dutto explica con detalle los riesgos que implica la nueva categoría creada en el Convenio Colectivo de Trabajo que está siendo considerado por La Legislatura neuquina.

En el artículo 33 se crea la categoría “rendimiento óptimo” que a diferencia de la categoría histórica que no poseía dedicación exclusiva, el denominado part-time, “este régimen laboral cobraría mayor sueldo que el que posee dedicación exclusiva”- explica Dutto.

También se refiere al origen del sistema de salud de la provincia: “El sistema de salud se construyó desde una realidad muy dolorosa en 1970 se morían el 12% de los chicos que nacían”. “La dedicación exclusiva le asegura al sistema esa posibilidad de cobertura, y el sentido de pertenencia al sistema de sus trabajadores permite que esas tareas sean desarrolladas sin conflictividad”.

Entrevista completa a Pablo Dutto

¿Qué expresan los artículos del proyecto de CCT sobre la dedicación exclusiva de los profesionales de la salud?

Sobre la dedicación exclusiva no se desarrollan muchas novedades. El artículo 32 que hace referencia a dicha condición,estipula la retención de título con la consiguiente imposibilidad de desarrollar su tarea profesional en el sector privado. Esta condición trae aparejada la disponibilidad permanente para cubrir necesidades del sistema, con su debida justificación, ya sea en la localidad o donde el sistema lo necesite. Estas necesidades pueden ser desde tareas extraordinarias como guardias, a la necesidad de apoyo permanente durante determinado tiempo como fue habitual en los últimos años en el Hospital de Las Coloradas y con la especialidad de toco ginecología en Chos Malal.

El punto de mayor conflicto es el artículo 33 y sus relacionados. Este artículo presenta la categoría de “rendimiento óptimo”. Si bien no es fácil determinar con certezas sus características,ya que no existe información al respecto, lo poco que está escrito señala que esta categoría tendrá distintos objetivos puntuales que definirá su jefe inmediato con el director del hospital. Para poder cobrar este ítem se deberá cumplir con dichos objetivos y con distintas variables como el presentismo. En este régimen laboral no existe retención de título, por lo que el profesional puede desarrollar su tarea en el ámbito privado. A diferencia con la categoría históricaque no poseía dedicación exclusiva, el denominado part-time, este régimen laboral cobraría mayor sueldo que el que posee dedicación exclusiva.

¿Cuál es la diferencia de esta postura con relación a la historia de la Salud Pública Provincial?

El sistema de salud se construyo desde una realidad muy dolorosa que era la mayor mortalidad infantil de la cual se tiene registro en el país. En 1970 se morían el 12% de los chicos que nacían. Se moría más de uno cada diez nacimientos. Desde esa realidadse construye el Sistema de Salud Neuquinode la mano de dos grandes sanitaristas del país, la Dra. Elsa y el Dr. Néstor Perrone, que de la mano del diseño del sistema fueron reconocidos a nivel internacional.

El sistema se baso en el despliegue territorial, un sistema escalonado de complejidad creciente y la dedicación exclusiva de sus profesionales como columna vertebral y motor del sistema. Así se construyó una política de estado, la más longeva del país, que posee gran consenso político, poblacional y un sentido de pertenencia difícil de encontrar en otros sistemas. Hoy en día más del 80 % de los profesionales del sistema son de dedicación exclusiva. El crear una categoría que sin retención de título cobre más, es desestructurar esa columna vertebral y apagar el motor del sistema.

Me voy a explayar un poco, ya que este punto es muy importante de entender. Cuando nos referimos a un “sistema”, no estamos haciendo referencia necesariamente a sus individualidades. Hacemos referencia y defensa del sistema como un todo, porque es lo que garantiza los buenos resultados a los usuarios del mismo. El éxito del plan de salud, fue que siempre se consideró al sistema como lo trascendente, y el sentido de pertenencia expresado anteriormente permitía respuestas no programadas o estipuladas por las conducciones.

En el carácter individual esta lógica de sistema puede (y tiene) sus consecuencias negativas para los miembros del sistema. Cuando uno debe trasladarse a otra localidad para dar asistencia a usuarios que por contingencias se quedaron sin acceso a la posibilidad de una consulta profesional o por la obligatoriedad de cubrir todas las guardias, a expensas de tiempo personales y familiares. La dedicación exclusiva le asegura al sistema esa posibilidad de cobertura, y el sentido de pertenencia al sistema de sus trabajadores permite que esas tareas sean desarrolladas sin conflictividad.

Con esta nueva modalidad, lo trascendente deja de ser el sistema, y pasan a ser los acuerdos de funcionamiento. Como el nuevo régimen no posee retención de título, no posee responsabilidades por sobre los acuerdos pre contemplados. Por este motivo, el estado pierde una herramienta trascendental en la respuesta a situaciones de excepción.Es imposible en la programación contemplar situaciones de excepción en este nuevo régimen, ya que los acuerdos de funcionamiento deben poder ser cuantificables y realizables.

Como ejemplo, y para ir pensando en los escenarios futuros, consideremos una especialidad del hospital para analizar este punto y sus potenciales consecuencias. Medicina general posee aproximadamente 16 personas que realizan guardias externas de nuestro hospital. Consideremos,para el ejemplo,que todos optan por el régimen de rendimiento óptimo. Para las guardias en particular, por ser aproximadamente 120 guardias de doce horas en el mes, le correspondería 7,5 guardias a cada uno. Ahí ya tenemos un problema, de cómo regularíamos esa media guardia indivisible desde la facturación, pero con esos puntos no nos vamos a meter. En algún momento alguien se va de vacaciones, por lo que va a perder el ítem de rendimiento óptimo, y no va a cumplir sus 7,5 guardias. El resto del grupo, al no serdedicación exclusiva, no tiene la obligación de cubrirlas, y poseen compromisos laborales afuera.

El estado se queda sin automatismos para esta situación que se da cotidianamente, por lo que deberá negociar favores. Ese es el fin del control que las autoridades aducen van a tener sobre este nuevo régimen laboral. En la especialidad que nombre es difícil imaginarlo, pero en muchas otras en donde el número es menor va a ser cotidiano.

¿Cómo afecta concretamente a las personas que se atienden en el Hospital o en las salas de los barrios?

En primera instancia no se verían afectadas, eso es lo perverso de desestructurar un sistema. Durante un tiempo la inercia del mismo va a hacer que la cotidianeidad en los centros asistenciales sea similar a lo que es habitualmente. Es difícil predecir con exactitud la cantidad de profesionales que migrarán de un régimen a otro, pero por muchas situaciones particulares el número seguramente no será menor. El punto crucial es que los ingresantes seguramente van a optar por este régimen, y ahí deberíamos detenernos un poco a analizar lo que está descrito a nivel internacional y es fácilmente verificable en otras provincias.

Están descriptos cuatro puntos que son denominados “comportamientos oportunistas potenciales en la práctica médica”. Antes de avanzaren ellos, es muy importante resaltar que el rol que uno ejerce en la sociedad no lo hace necesariamente bueno ni malo. En general tenemos todo tipo de comportamiento en los distintos roles que existen en la sociedad. Desde el diseño de los sistemas uno puede favorecer determinadas conductas y dificultar otras. La dedicación exclusiva desarticula los comportamientos que voy a señalar, retirando el conflicto de intereses del efector, el nuevo régimen lo alienta.

Los puntos descriptos son el ausentismo y la evitación de la tarea; el desvío de pacientes al sector privado; la demanda inducida y la selección de pacientes; la apropiación de recursos públicos para fines privados. El segundo, tercero y cuarto puntos están considerados así mismo competencia desleal para los profesionales que no están en ambos sistemas, ya que da una ventaja relativa para la captación, seguimiento y la disminución de determinados costos. Pero el punto más importante en lo que respecta a la pregunta realizada es el primero. No tengamos en cuenta el ausentismo, ya que en teoría los controles prometen ser rigurosos. Es esperable que las variables a utilizar sean variables duras, cuantificables. Por ello van a girar en torno al número de pacientes atendidos, o variables similares.

Como sucede en otros lugares donde se implementaron regímenes similares, los números solicitados se intentan cargar con trámites administrativos o si no puede evitar directamente la tarea, disminuye los riesgos realizando estudios o interconsultas. No puede detenerse según lo requiera la condición del consultante ya que si no cumple el parámetro solicitado pierde la remuneración del ítem. Lo que deberíamos preguntarnos es ¿cuál sería la razón para que un profesional en este régimen acompañe a una familia en una situación de abuso de sustancias, acompañe a las víctimas de violencia familiar o intente pesquisar abuso infantil?. ¿Cómo se podría objetivar el trabajo en redes, el de inserción comunitariao en grupos terapéuticos?.

Volvemos irreversiblemente a una mirada positivista donde el sujeto no padece, sólo hay un cuerpo que no funciona como debería. La pérdida de la mirada sobre la subjetividad del usuario del sistema es una pérdida invalorable en la calidad de los procesos asistenciales y en sus resultados. Por ende este régimen trae aparejado las múltiplesconsultas, estudiose interconsultas aumentando los costos del sistema, poniendo en riesgos innecesarios a los usuarios y empeorando los resultados. Pierde el incentivo del trabajo comunitario, el prevencióny promoción de la salud, y más grave aún, deja funciones esencialesde salud pública sin abordar (y hay que destacar que la violencia intrafamiliar y el consumo de sustancias son dos de los más grandes problemas de salud pública).

Por otro lado, contemplando que el trabajo sería de 8 hs diarias más las guardias, más la actividad en la salud privada, es esperable un cansancio excesivo en el corto plazo. Este cansancio trae aparejado una pérdida de calidad de atención en el subsector público, ya que lo que se solicita son números. En el sector privado uno no puede disminuir la calidad de atención porque perdería usuarios. Estos conflictos de intereses traen aparejado un doble estándar de atención por el mismo efector, siendo el desarrollado en el sistema público de peor calidad.

¿Cómo afecta a los profesionales de la salud?

Más allá de las condiciones de remuneración que son totalmente secundarias en esta situación, los profesionales nos veremos afectados en la concreción de equipos de trabajo, de proyectos y de la capacidad de dar respuesta a la gente. Lamentablemente el deterioro del sistema y la falta de respuesta del nivel central determinarán que en el nivel local la respuesta sea cada vez más limitada. Los pacientes que tengan opción de atenderse en algún efector privado no se verán tan afectados, y como siempre los que no tienen opción son los que sufrirán los cambios en las condiciones de atención.Esto se va a ver con el correr de los años, por lo que no va a tener un impacto inmediato.El sistema necesita desde hace tiempo una evaluación y una revisión tanto en su funcionamiento actual como en sus proyecciones.

Es necesario un franco debate no solamente técnico, sino también político, para que la salud continúe siendo una política de estado.Este artículo,escondido dentro del convenio colectivo de salud,desarticula una política de estado que sobrevivió más de 50 años a innumerables vaivenes políticos. Un cambio de estas características nos priva de la posibilidad de construcción de ciudadanía, de compromiso con el sistema y de lograr contar con una clase política que considere que el bienestar de la población está por encima de los intereses electorales o particulares.

Anuncios