Anuncios

Controvertidas elecciones en Venezuela

Las elecciones en Venezuela tuvieron un resultado esperado pero a la vez controvertido. Nicolás Maduro resultó reelecto con el 67,7% de los votos contra su principal contrincante Henri Falcón que obtuvo el 21,2%.

No obstante está en juego la legitimidad de la elección, a la que se jugaron gran parte de una oposición que se encuentra dividida, ya que participó del comicio el 48% del padrón electoral.

Esto pone en evidencia una sociedad fracturada, donde una parte de ella se encuentra fuertemente comprometida con el Chavismo y su continuidad (con una base social que proviene mayoritariamente de los sectores más humildes), y la otra que con sus diferencias, anclada en los grandes medios de comunicación y principalmente en los sectores acomodados; se propone deslegitimar al gobierno, con posturas que van desde la abstención hasta el pedido de la intervención militar extranjera.

En este marco, Maduro con su Partido Socialista de Venezuela (PSUV) triunfante, tendrá el desafío de resolver una crisis económica de dimensiones inéditas. Donde una inflación galopante, corrida cambiaria, desabastecimiento, bloqueo económico y caos invaden el presente, convirtiéndolo en una crisis humanitaria.

Por ello Maduro viene anunciando que el eje de su nuevo gobierno, que arrancará en enero de 2019 y tiene mandato hasta el 2025, será la economía.

En tanto el gobierno de los Estados Unidos, busca nuevas sanciones económicas para limitar la capacidad del gobierno Venezolano denunciando de fraude y farsa al acto electoral.

También el bloque de la Unión Europea, traccionado principalmente por Alemania y España, busca sancionar al Chavismo y deslegitimar el proceso electoral.

Mientras tanto Rusia y China, con fuertes intereses en el Petróleo de Venezuela por sus inversiones, miran con recelo la intervención de los Estados Unidos, debido a que un cambio de régimen forzado por éstos, atentaría contra los intereses geopolíticos y económicos de las potencias de Rusia y China.

Por ello Maduro contraatacó a Trump, expulsando a dos diplomáticos estadounidenses; seguro de poder contar con el apoyo internacional de la mano de Rusia y China, que llevan a un escenario de enfrentamiento global.

Estas controvertidas elecciones ponen de manifiesto la difícil situación de la experiencia bolivariana, para poder realizar un análisis adecuado, y como dice Renaud Lambert en una nota de Le Monde diplomatique, publicada recientemente en El Dipló (Click Aquí): “En ese contexto, la crisis venezolana desconcertó a muchos. Como todas las situaciones de lucha intensa por el poder, ésta se interpreta en dos niveles distintos. Uno, frío, se ubica en el plano de las ideas, e invita a examinar los fracasos, lo factible, lo deseable. El otro, caliente, remite a la política concreta y a sus frustraciones: la lucha política reclama un vencedor, un vencido y, muchas veces, la elección de un bando por incómodo que éste sea. La posición –incluso geográfica– de los observadores suele conducirlos a privilegiar una u otra de estas modalidades de análisis.”

Anuncios