Anuncios

El Senado vota la ley antitarifazo y obliga a Macri a vetarla

Buenos Aires – El Senado votará este miércoles los proyectos de ley que apuntan a morigerar la suba de las tarifas de los servicios públicos pero hay polémica por el orden de los temas a tratar durante la jornada, ya que el oficialismo quiere votar primero las tres iniciativas que reemplazarían al “mega DNU”.

La sesión especial está convocada para las 14 pero antes, a las 11, los jefes de todos los bloques se reunirán para tratar de llegar a un consenso en torno al temario y al orden del tratamiento de los distintos proyectos.

En el decreto de convocatoria a la sesión, la presidenta del Senado, Gabriela Michetti, puso al tope del temario los tres proyectos de ley del oficialismo sobre “desburocratización y simplificación” del Estado, que reemplazarían al llamado “mega DNU” y que ya tienen aprobación de la Cámara de Diputados.

La oposición advirtió que el decreto es contrario al reglamento y, en consecuencia, en la reunión prevista para este miércoles a las 11 planteará que se hagan dos sesiones especiales (una con los proyectos que reemplazan al “mega DNU” y otros temas, y otra con tarifas) o bien que se cambie el orden del temario y se empiece con la discusión sobre las tarifas.

En este sentido, el presidente del Frente para la Victoria-PJ, Marcelo Fuentes, envió una nota a Michetti en la que se anticipó a la reunión y le solicitó “brindar tratamiento en primer lugar al dictamen” del proyecto referido a los aumentos tarifarios.

Si bien esa discusión tiene final abierto, el Senado comenzará a debatir a partir de las 14 y el tema central de la jornada será el de las tarifas, para el cual hay dos proyectos, uno de del Bloque Justicialista, con el respaldo del kirchnerismo, y otro de Cambiemos.

El proyecto de la oposición, que ya fue aprobado por Diputados y será convertido en ley si sale del Senado, establece que las tarifas de gas, electricidad y agua se retrotraigan a valores de noviembre de 2017 y que las subas no superen la variación salarial para usuarios residenciales y la variación de precios mayoristas, para las pymes.

La iniciativa del oficialismo, en tanto, propone rebajar el IVA que se paga sobre las facturas, con una alícuota del 10,5% para usuarios residenciales (la mitad del 21% que pagan acutalmente) y del 21% para pymes (que pagan el 27%).

El proyecto que viene de la Cámara de Diputados es hasta el momento el que más votos reúne, a pesar de que el Gobierno ya anticipó que el presidente Mauricio Macri lo vetará si el Senado lo convierte en ley y de los intentos del oficialismo por restarle apoyo.

El 2 de mayo, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, sostuvo que el proyecto de la oposición “es inviable en términos fiscales” y lo calificó de “gran irresponsabilidad”. “Si sale así, terminará siendo vetado”, anticipó.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: