Anuncios

El Gobierno acordó con el FMI un préstamo por U$S 50 mil millones imponiendo un fuerte recorte fiscal

Buenos Aires – La Argentina y el FMI acordaron este jueves un programa Stand-by con una duración de 36 meses por unos U$S 50.000 millones. “El plan económico a implementarse refuerza nuestro compromiso con la eliminación de los desbalances económicos que han aquejado a nuestro país por décadas”, informó el Gobierno.

Para asegurar una más rápida convergencia al equilibrio fiscal, las nuevas metas de resultado fiscal primario son: -2,7% del PBI en 2018 (vs. -3,2% con las metas previas), -1,3% en 2019 (vs. -2,2% antes), equilibrio primario en 2020 (vs. -1,2% antes) y superávit de 0,5% en 2021 (vs. 0% antes).

En el acumulado 2018-2021, esto significa una reducción acumulada del déficit de 3,1% del PBI, alrededor de USD 19.300 millones.

El nuevo sendero de convergencia fiscal permitirá que el ratio deuda pública a PBI comience a reducirse a partir de 2019.

“El plan es consistente y sostenible económica, social y políticamente, y tiene como objetivo continuar restableciendo el orden macroeconómico con dos ejes clave: convergencia más rápida al equilibrio fiscal y reducción de la inflación”, señaló el Gobierno.

La titular del FMI indicó que el plan económico del gobierno gira en torno a un reequilibramiento de la posición fiscal y que celebra la intención de “acelerar el ritmo de reducción del déficit del gobierno federal, restableciendo el balance primario para 2020”.

“Esta medida tendrá en última instancia el efecto de reducir las necesidades de financiamiento del gobierno, encauzar la deuda pública por una trayectoria descendente y, como lo ha señalado el Presidente Macri, aliviar una carga que lleva a cuestas Argentina”, destacó.

Asimismo, manifestó su respaldo a los esfuerzos argentinos a por reducir la inflación. “En ese sentido, avalamos la decisión del BCRA de adoptar metas de inflación realistas y significativas, así como su compromiso por mantener un tipo de cambio flexible y determinado por el mercado. Nos alienta también el compromiso de las autoridades por dejar aseguradas la independencia jurídica y la autonomía operacional del banco central y por poner fin de inmediato al financiamiento del déficit federal por parte del banco central”, expresó Lagarde.

Con respecto a las situaciones de vulnerabilidad y al gasto social, la titular del FMI explicó que “las autoridades se han comprometido en mantener un piso para el gasto en asistencia social”. “Han asumido el compromiso de velar por que el gasto, como porcentaje del PIB, no descienda en los tres próximos años. Asimismo, si las condiciones sociales empeoran, existen disposiciones para incrementar más la asignación presupuestaria dedicada a las prioridades sociales”, continuó”.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: