Anuncios

Causa narco: Quedarán libres los federales que protegían a los narcotraficantes

Neuquén – El Tribunal Federal condenó a dos policías federales con penas condicionales por haber tenido relación con una banda narco de nuestra ciudad. Luego de un mes de que comenzó el juicio, tres de los integrantes, incluyendo al líder que operaba desde el penal de Villa Devoto, recibieron penas de seis años de prisión efectiva por tráfico de drogas en calidad de coautores.

El 21 de febrero de 2017 se secuestraron 20 kilos de marihuana que estaba fraccionada en 27 panes y que habían intentado camuflar como biblias y libros destinados a una escuela inexistente en la localidad de Añelo, gracias a las escuchas telefónicas y de la investigación que realizó la Dirección Antinarcóticos desde el año 2016 y que se extendió por más de un año.

Un testigo reveló que en una escucha el hermano menor del líder le explicaba cómo había “zafado” de un procedimiento de los federales en el que le ofrecieron protección a cambio de información para sacar del juego a otros vendedores de droga. De esta manera la banda tenía la zona liberada para actuar y la protección de los federales, que le despejaban el territorio.

La droga provenía del noroeste argentino y de Paraguay para ser comercializada en San Martín de los Andes, Añelo y Chile, según se desprende del fallo que se conoció este martes. La participación de los federales Evaristo Muñiz y Guido Rodríguez tenía que ver con su protección a cambio de información sobre otros vendedores de droga, liberándoles la zona a esta banda para comerciar.

Foto: RSM

Orlando Coscia, Marcelo Grosso y Eugenio Krom, los jueces que integraban el tribunal, los halló culpables por incumplimiento de sus funciones, falsedad ideológica en el caso de Rodríguez, condenado a un año y seis meses de prisión condicional, y violación de secretos en el caso de Muñiz, quien recibió una pena de seis meses también de forma condicional. Además, fueron inhabilitados de sus funciones por tres y dos años, respectivamente.

Por otro lado, el presunto líder de la banda que operaba vía telefónica mientras estaba preso en Villa Devoto, Fabián Figueroa, fue condenado junto a su hermano Segundo Roque y a la misionera Marcela Alejandra Lutz a seis años de prisión efectiva. Además, le impusieron tres años en suspenso a Víctor Aguilar Barría por tráfico de drogas en calidad de partícipe secundario. En el caso de Soledad Marty González, quien debía retirar la encomienda, el fiscal pidió su absolución.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: