Anuncios

La crisis institucional derivó en que entre turistas, vecinos y trabajadores terminen golpeándose en el corte de ruta

San Martín de los Andes – La situación se veía venir, hace días que los trabajadores nucleados en la Junta Interna de ATE, habían solicitado a la intendente y a los miembros del Ejecutivo que se presenten en las diferentes asambleas que se realizaron en el salón municipal durante toda la semana para darle apertura a la mesa de diálogo en el marco del reclamo por paritarias que los mismos trabajadores. Pero la situación económica y política que vive el municipio y que deriva en una crisis institucional, hizo que la intendente no pueda llevar adelante de la mejor manera el conflicto que mantiene con los trabajadores municipales.

Ni la intendente ni los miembros del Ejecutivo se acercaron a intentar llegar a un buen puerto para evitar lo que se venía sabiendo que pasaría. El corte de la Ruta 40 que haría inaccesible la llegada de los turistas al Cerro Chapelco.

Desde las 6 de la mañana de este miércoles los trabajadores se apostaron frente al lago Lácar realizando un corte total de la Ruta 40 y minutos más tarde cortaron en la vía alternativa de la cuesta Félix Amador, siempre con un mismo pedido: la presencia de la intendente Rebolledo para convocar a una mesa salarial que desde el 6 de junio se habían comprometido desde el Ejecutivo. Pero la intendente nunca llegó y envió al flamante secretario de Turismo que junto al abogado de Nieves de Chapelco se hizo presente en el lugar con el fin de buscar alguna explicación para intentar terminar con el corte. Pero no hubo caso. Apaolaza comió un par de torta fritas que los trabajadores le ofrecieron y lo mandaron con el mensaje de que sino llegaba Rebolledo, no se irían.

A medida que pasaron los minutos, las tensiones se hicieron cada vez más grandes, y no solo los turistas mostraban su descontento, sino que los comerciantes y empresarios hoteleros se hicieron presentes para intentar deponer la actitud de los manifestantes.

Entre el frío y la poca paciencia, los insultos y golpes de puños no tardaron en llegar. Un comerciante luego de agredir a un trabajador fue golpeado violentamente y así por largos minutos se vivieron momentos donde vecinos contra vecinos comenzaron a golpearse con una violencia inaudita. Los turistas, hospedados frente al lugar del conflicto, con sus cámaras y teléfonos observaban y retrataban la situación.

Lo cierto es que mientras todo esto pasaba la intendente no salía de su despacho. Se convocó a una reunión donde Rebolledo, primeramente no quiso recibir a los representantes de los trabajadores, y luego gracias a la presión de los empresarios que se apersonaron en el despacho de la intendente, se logró realizar la reunión con la presencia de miembros del gabinete, privados, y medios de comunicación donde tras casi una hora de discusión se logró acordar reunirse en Junín de los Andes para intentar llegar a un acuerdo y levantar los cortes de ruta y evitar seguir afectando a los turistas que por estos momentos marcan un récord en la ciudad.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: