Anuncios

La mentira como recurso desesperado

Dentro de la jornada caótica que vivimos el día de ayer, hubo un evento que quizás haya pasado desapercibido, no sé si porque el contexto no parecía importante o simplemente porque estamos acostumbrados a convivir con la mentira. En el momento en que tanto empresarios como representantes gremiales y trabajadores de prensa esperábamos con custodia policial en el hall de las oficinas de la intendencia, a los periodistas nos llegó por mail a nuestros celulares un comunicado de prensa municipal que decía que El Ejecutivo esperaba el encuentro con los representantes gremiales pero que ellos no se habían presentado.

En este caso, el comunicado hacía referencia a una situación falsa que fue constatada tanto por los aludidos (representantes gremiales) como por los testigos, en este caso, los medios de prensa. Ninguno de nosotros tuvo dudas de que los miembros de la Junta Interna de ATE estaban y además, hay muchas evidencias que lo documentan.

No obstante esta desconcertante situación, cuando logramos entrar al despacho de la intendenta, la misma Brunilda Rebolledo repitió los argumentos de ese comunicado de prensa, negando frente a nuestras caras el hecho de que nosotros estuviéramos donde conscientemente estábamos.

Es menor comentar que uno de los que intentó hacerle notar esa incoherencia a la intendenta es quien redacta esta nota. Y quizás, ya por no saber cómo justificar la situación la intendenta me preguntó “¿es que no entendiste nada de lo que dije?”. Y quizás, uno de los vicios que tiene la profesión del periodismo es sentirse testigo de los hechos y no objetos, así que no respondí: “señora intendenta, claro que entendí, lo que sucede es que es mentira”.

Anuncios