Anuncios

Crítica de “Ikigai. La sonrisa de Gardel”: Resurgir entre escombros

Por Miguel Krebs


Título original: Ikigai. La sonrisa de Gardel. Dirección: Ricky Piterbarg. Guión: Telma Satz y Ricky Piterbarg. Dirección de fotografía: Juan Costamagna. Música: Seba Díaz Musico. Montaje: Roly Rauwolf. Dirección de sonido: Mariana Delgado. Dirección de arte: Mirella Hoijman. Producción ejecutiva: María Vacas. Género: Documental. Año: 2017. País: Argentina.

Con la presencia de numeroso público, el director Ricky Piterbarg y la protagonista Mirta Regina Satz, presentaron en la sala auditorio del Centro Cultural Cotesma el tan promocionado documental titutalado en un principio: “Ikigai. La sonrisa de Gardel”, luego lo acortaron a “Ikigai”, (volver a la vida).

Antes de comentar brevemente la historia, quiero destacar el excelente trabajo del director de fotografía Juan Costamagna (seguramente aconsejado por Ricky Piterbarg) por sus encuadres y el empleo de óptica larga para separar a través del foco diferenciado a los protagonistas del fondo, un recurso inteligente para darle mayor expresividad a los rostros y acentuar la importancia de los objetos y acciones.

Otro punto a destacar es la música original de Seba Díaz Musico (sin acento sobre la u) que acompaña las secuencias según su contenido con música de tango (en un momento aparecen en forma muy solapada los compases de Balada para un loco) combinándolos con ritmos judíos donde se destaca como instrumento característico, el infaltable clarinete. El resto de los efectos sonoros se completan con el buen criterio de Mariana Delgado en la dirección de sonido.

Seguramente el director Ricky Piterbarg estuvo sentado detrás Roly Rauwolf el montajista en la mesa de edición porque ha conseguido imprimirle ritmo al documental con una narración no lineal haciendo que el espectador siempre se encuentre con nuevas e inesperadas situaciones. Es cierto que a la película le hubiera venido bien acortar tiempo eliminando algunas secuencias reiterativas.

Respecto a la historia que no es mi costumbre contar, se desarrolla en torno a Mirta Regina Satz artista plástica, compositora, escritora, y gestora cultural, sobreviviente del Atentado de la AMIA quien halló en el arte el refugio que le permitió transitar sus años de dolor y de desconcierto.

Mirta es la Fundadora y Directora de Arte Inclán desde 1995. Directora del mural ”La Sonrisa de Gardel” sitio declarado de Interés Cultural por la Legislatura Porteña en 2015, otorgado en el marco del 80º aniversario de la muerte de Carlos Gardel.

Ikigai, expresión japonesa que significa “deseo de vivir” o “volver a la vida” y la sonrisa de Gardel, sello inconfundible que nos identifica con el tango, encontramos los dos pilares sobre los que se poya este documental.

En su taller, Mirta Regina Satz, reúne gente del barrio para llevar a cabo el mural La sonrisa de Gardel compuesto de pequeños “Gardelitos” confeccionados con restos de azulejos recolectadas principalmente en demoliciones, simbolismo de aquello que fue destruido, que en algún momento tuvo otro dueño, para resurgir de los escombros y tener nueva vida.

Una acotación: Si bien esta técnica llamada trencadis (en catalán significa quebradizo) que consiste en revestir objetos y muros con restos de azulejos o mayólicas es muy antigua, tuvo su máximo exponente en el arquitecto catalán Antoni Gaudí. La técnica empleada por Mirta Satz es una variante del trencadis.

Para los que tengan interés en apreciar un documental interesante y no convencional, solo lo pueden ver este lunes 23 a las 20 hs y el miércoles 25 en el mismo horario.

Anuncios