Anuncios

Fin de semana lluvioso: ¡Ideal para unas buenas tortas fritas!

Si googleamos buscando el origen de las irresistibles tortas fritas, la mayoría de los sitios les otorgan un origen germano, aunque sin especificar de qué época, y describen su llegada a estas tierras de la mano de los españoles y árabes. Habrían sido estos últimos quienes las denominaron sopaipilla, tal como se las conoce en Chile, nombre derivado del Germano Suppa, que significa pan mojado en líquido.

Pero ¿cómo termina esta receta germana en mano de los árabes? Cuentan que habrían tomado esta receta durante su tiempo en Europa Central y que el vocablo fue traducido al español como masa frita, durante la ocupación mora de la península Ibérica.

Volviendo a la preparación, se trata de una receta sencilla, sólo hay que tener un poco de paciencia durante los primeros intentos, respetar el orden de los ingredientes, y sobre todo, deja la masa levar un buen tiempo.
A continuación ofrecemos una receta muy simple para deleitarnos con unas ricas tortas fritas en este fin de semana lluvioso:

1 taza mediana de harina leudante
1/2 kilo de harina común
1 cucharada de grasa o aceite
400 cc de Agua tibia para mezclar
1 cucharadita de sal
1 cucharada de azúcar
Grasa bovina para freír o aceite

Agregamos en un bol las harinas, la sal, el azúcar, la cucharada de grasa o aceite y el agua tibia.

Luego de amasar por varios minutos dejamos reposar la masa en un ambiente cálido por media hora para que leve aumentando su volumen.

Transcurrido ese tiempo, estiramos la masa y cortamos. Puede estirarse con palo de amasar y cortar en círculos, rectángulos, triángulos, o estirar a mano pequeños bollos.
Luego freímos en grasa o aceite bien caliente hasta que estén doraditas. Retiramos, escurrimos en papel absorbente y listo ¡a disfrutarlas!

Anuncios