Anuncios

Crítica de “Las Olas”. No confundir con las olas españolas

Por Miguel Krebs

Las olas (Uruguay-Argentina). Año 2017. Guión y dirección: Adrián Biniez. Elenco: Alfonso Tort, Julieta Zylberberg, Fabiana Charlo, Carlos Lissardy, Luis Pazos, Gerónimo Pizzanelli, Franco Pisano, Alejandro Castiglioni, Martín Baumgartner, Mauricio Stapff, Lucía David de Lima y Ilana Hojman. Fotografía: Nicolás Soto Díaz y Germán De León. Edición: Pablo Riera y Alejo Moguillansky. Sonido: Daniel Yafalián. Dirección de Arte: Alejandro Castiglioni. Duración: 88 minutos.

Adrián Biniez viene de hacer dos películas que el público seguramente desconoce; “Gigante” y “El 5 de talleres”. La primera fue galardonada con el Oso de Plata en el Festival de Berlín en el 2010 y la segunda fue ganadora del Premio al mejor director en el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata y Premio Cóndor de Plata en La 64 edición de los Premios Cóndor de Plata se llevó a cabo en junio de 2016.

Con estos antecedentes uno puede suponer que su tercera película, “Las Olas”, está cerca de ser una obra de arte. Pues no, extrañamente parece que la hubiera dirigido un director aficionado porque en la película no pasa nada, excepto como dice la sinopsis, que Alfonso (Alfonso Tort) sale de trabajar y va al mar. Se sumerge en el agua y nada. Cada vez que emerge en una playa, va recorriendo distintas etapas de su vida. Allí comienza un viaje fantástico por diferentes veranos y balnearios, donde el espectador intuye la edad del protagonista a través del color y modelo de malla.

 

El personaje no cambia físicamente a pesar de pasar junto a sus padres, en una de las tantas apariciones mágicas, cuando era niño. Ni la fotografía del dúo Nicolás Soto Díaz y Germán De León que nos venden varias secuencias nocturnas por una “noche americana” (antigua técnica que se filmaba de día con filtros azules y subexponiendo para dar la sensación que es de noche) ni la música que firma un desconocido bajo el seudónimo de Estupendo, ni el montaje de otro dúo que no se ponen de acuerdo, Pablo Riera y Alejo Moguillansky haciendo cortes abruptos para cambiar de secuencia o el empleo del clásico círculo que se va reduciendo de diámetro sobre el personaje como los finales de las películas de Carlitos Chaplín; ni el sonido bastante deficiente Daniel Yafalián que no se entiende cuando un personaje murmura o habla en voz baja, ni la aparición de personajes que el público tiene que adivinar quienes son, contribuyen a salvarla de un bostezo.

Para que no me tilden de pesimista, debo reconocer que hay algo positivo en esta película; la animación de comienzo sobre la que se presentan los títulos y el enorme parecido del protagonista (Alfonso Tort) en los planos generales (abiertos) a Lionel Messi. Por favor no confundir esta película Argentina- Uruguaya con la española “Las olas” dirigida por Alberto Morais del 2011 presentada en el 33º Festival Internacional de Cine de Moscú, donde obtuvo tres galardones: el San Jorge de Oro a la Mejor Película, el San Jorge de Plata al mejor Actor y el Premio FIPRESCI de la Crítica Internacional.

Anuncios