Anuncios

Daniel Vincent: “Yo estoy a favor de que deje de ser un delito, no estoy a favor de abortar”

San Martín de los Andes – Durante la última sesión del Concejo Deliberante, los concejales reflexionaron y expresaron sus impresiones luego del tratamiento del proyecto de ley por la despenalización del aborto en el Congreso nacional.

Con mucho respeto en las exposiciones, y más allá del resultado de la votación en el congreso, los ediles destacaron la importancia de que se haya abierto el debate sobre un tema tan sensible.

Durante las exposiciones, realizadas en el espacio de homenajes y declaraciones del Concejo Deliberante, se escucharon expresiones que argumentaban la oposición al proyecto de despenalización con la frase “yo defiendo la vida”, por lo cual los discursos de los concejales Daniel Vincent (NCN) y Martín Rodríguez (UC – FPV) buscaron apartarse de la dicotomía vida/muerte, poniendo el acento en aborto legal versus aborto ilegal.

A su turno, el concejal Vincent indicó que “Cada caso en la medicina es un caso único, entonces creo que es un tema muy difícil de legislar, me parece que con leyes no se arregla, pero con una ley yo estoy de acuerdo, y es que el aborto deje de ser un delito. O sea, la abolición del aborto punible. Y creo que va a salir porque has salido en la mayor parte de los países desarrollados del mundo. Que deje de ser un delito, eso es lo importante. Por eso, cuando a uno le preguntan ¿vos de qué lado estás? Yo estoy a favor de que deje de ser un delito, no estoy a favor de abortar.

Vincent, también realizó una comparación entre la ilegalidad del aborto y lo que significó la ley seca en Estados Unidos, destacando que la prohibición no sólo no disminuyo el consumo de alcohol, sino que agravó los problemas en la sociedad.

Posteriormente, y en el mismo sentido, el concejal Rodríguez expresó su acuerdo con el ejemplo de la ley seca utilizado por Vincent, y agregó que “a nadie le resulta una situación feliz (el aborto), con lo cual yo trato de no estigmatizar la opinión del otro, porque si yo opino, y le pongo de título a mi opinión que “yo defiendo la vida”, lo que intento decir, o el otro puede tener la horrible sensación de creer, es que le adjudico que el otro defiende la muerte. Y está claro que no, y está claro que son posiciones dolorosas todas frente a la situación, con lo cual uno debe intentar cuidar la palabra para no dejar al otro en un lugar que en principio no es cierto”, concluyó.

Anuncios