Anuncios

El docente de una escuela pública se opone a enseñar educación sexual

Neuquén – Se trata del jefe del departamento de matemáticas del CPEM 21, quien se opone a la implementación de la Ley 26.151 de Educación Sexual Integral (ESI) en dicho establecimiento.

“Si a uno no le gusta el pollo no es pollofóbico, si a uno no le gusta el fútbol no es futbolfóbico, entonces no existiría la palabra homofóbico”, fue el argumento que expuso el docente.

El hecho generó el rechazo del supervisor de nivel medio del distrito educativo N°1, Alejandro Castelar, quien en declaraciones radiales a LU5 explicó que se trata de un docente que está a cargo del departamento de matemáticas del establecimiento. En ese contexto mencionó que “los jefes de departamento integran el consejo consultivo de la escuela que es un órgano muy importante dentro de las escuelas medias ante el pedido de la dirección”.

Castelar señaló que “el establecimiento hizo todo lo posible para que se dictara normalmente el cumplimiento de la ley. Lo interesante de esta objeción de conciencia es el porque este agente dice que es objetor de conciencia, en su nota dice que por ser cristiano se niega y en su mayoría habla solamente de genero” y explicó que “el artículo número 1 dice que la educación sexual integral tiene varios aspectos no solo biológico, está el afectivo y el ético”.

En ese contexto el supervisor cuestionó que “lo que llama la atención es como este docente niega la palabra homofóbico y el argumento, hace acordar un debate que se esta dando en la sociedad por lo que pasó en un establecimiento privado. Dice que si a uno no le gusto el pollo no es pollofóbico, si a uno no le gusta el fútbol no es futbolfóbico, entonces no existiría la palabra homofóbico”.

Aclaró que pese a esta situación y la negativa del profesor, los contenidos de la ESI se dictan dentro del establecimiento, pero manifestó que “yo creo que esta objeción de conciencia no está en ninguna parte de la ley y es algo grave”.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: