Anuncios

Tarta de espinaca con trigo burgol

Por Paulina y Román –

La receta que queremos compartirles hoy es la de una tarta casera muy rica y nutritiva. En nuestro caso, fue la puerta de entrada de nuestros hijos para empezar a comer “verduras verdes” (antes no comían nada verde).
Esperamos que sea de su agrado y que puedan poner esta receta en práctica.

Ingredientes:
Para la masa:
1 taza de harina integral
1 taza de harina refinada (blanca)
un chorrito de aceite
una pizca de sal
agua

Para el relleno:
2 paquetes de espinaca
2 cebollas medianas
queso (opcional)
media taza de trigo burgol (fino o grueso dependiendo de cómo les guste más)
2 huevos
sal (si es marina, mejor)
albahaca

Las harinas, el aceite, la sal marina, la albahaca seca se pueden conseguir a buen precio y de gran calidad en Almacén Ser Natural.

Preparación:
Primero, hacemos la masa. Ponemos en un boul las dos tazas de harina, un poco de sal, dos cucharadas soperas de aceite y vamos agregando agua tibia hasta que se arme una masa blanda que no se pegotee en los dedos. Amasamos bien y dejamos descansar tapando la masa con un repasador.
Mientras la masa descansa, hacemos el relleno. Empezamos por el trigo brugol. Poner el trigo burgol crudo en una taza. Hervir agua en un jarro, sacarla del fuego y echarla en la taza donde está el trigo burgol. Dejar diez minutos al trigo burgol remojándose en el agua hervida. Luego, colar. En esos diez minutos, avanzamos con el resto del relleno.
Cortamos la cebolla y la ponemos a rehogar con apenitas un chorrito de aceite y una pizca de sal. Agregamos albahaca y condimentos. Cuando la cebolla se pone transparente, agregar a la olla la espinaca cruda previamente lavada y cortada. Tapar la olla. Revolver de vez en cuando pero eso importante que quede tapada porque con ese vapor se cocina la espinaca. Cuando vemos que la espinaca ya está bien blanda, ponemos todo lo de la olla en la licuadora (o le pasamos la minipimer). A esa mezcla procesada le incorporamos el trigo burgol. Agragamos además los dos huevos y si queremos, queso rallado. Listo el relleno.
A continuación, dividimos la masa en dos. Estiramos con palote una de esas mitades, la ponemos en la tartera apenas aceitada para que no se pegue. Sobre ello echamos la preparación de la tarta. Luego, estiramos la otra mitad de la masa y tapamos la tarta. Repulgamos los bordes y llevamos a horno medio hasta que esté dorada de arriba y de abajo. Que la disfruten mucho.

Anuncios