Anuncios

La escalada del dólar hace volver a algunos comercios a los “viejos tiempos”

Luego de ratificar el Gabinete el dólar se disparó e hizo que los mercados durante toda la jornada de este jueves se vean alterados. El nuevo avance del dólar, que perforó el techo de los $40 y llegó a un récord, le está metiendo más presión a la inflación.

Donde más se siente el impacto, es en los alimentos, que vienen liderando los aumentos de precios, por fuera de los servicios regulados (tarifas y transporte) y los combustibles. Pero también en diferentes rubros como en la construcción o en los repuestos de automóviles, los mercados tomaron la determinación de parar de vender.

Como en las peores épocas, los productos y artículos comienzan a tener diferentes tipos de precios en cuestión de horas. En nuestra ciudad sorprendió en las redes sociales cuando un usuario subió una foto donde un conocido comercio de nuestra ciudad tomó la determinación de suspender las ventas para evitar perder dinero. En otra empresa de venta de bebidas importadas debieron remarcar por el mismo motivo sin tener un precio justo, ya que al momento de reponer no se puede volver a comprar.

Como hace años no pasaba la escalada del dólar hace volver a pensar en años pasados como en el 2001 o en 1989 donde la hiperinflación hacía que la mercadería que se vendía tenga dos o tres precios en una misma jornada. Por un lado es entendible la decisión de los comerciantes, por otro claramente preocupa a todos.

Las principales fábricas de alimentos arrancaron la segunda quincena de este mes con inquietantes incrementos, los cuales en el corto plazo terminarán impactando en las góndolas. Los ajustes incluyen a la mayoría de los productos que componen la canasta básica, tales como harinas, aceites, fideos, yerba, arroz, leches y manteca.

Las listas de precios que reciben los mayoristas y supermercadistas con fuertes alzas también suman artículos que forman parte del desayuno o la merienda, como el café y las mermeladas. Y hasta “accesorios” de la cocina, como la sal. Hasta hace una semana los incrementos llegaban al 17%, como sucede con la yerba y también con algunas marcas de café. Mientras que el arroz ya había llegado a los mayoristas con subas del 13%. En el caso de los fideos, los aumentos rondan el 9%.

También las autoridades adelantaron que aumentarían las naftas con todo lo que eso conlleva. Vale mencionar que los precios de las naftas en el país van atados a la cotización internacional del petróleo. Desde octubre de 2017, cuando el Gobierno Nacional autorizó la liberación del precio de los combustibles, no paran de aumentar.

Habrá que esperar en los próximos días para saber cómo impactará esta corrida cambiaria que sin lugar a dudas terminará pagando el consumidor. Históricamente en el país un salto en el precio del dólar se traslada casi en lo inmediato a las góndolas del supermercado. Si bien es prematuro determinar cuánto impactará esta disparada cambiaria en la inflación de los próximos meses, no se descarta que el índice de precios esté afectado en el corto plazo.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: