Anuncios

Queremos flan!!!

Cuando el actor cómico del flan Casero parodió a las “inoportunas” demandas populares con su famoso “queremos flan” no imaginó que pronto vendrían renovados reclamos por más flan. Pero esta vez por parte de los insaciables mercados, los sectores económicos “ganadores” del modelo y la puja en la extranjerización de la economía. 

En aquella oportunidad el actor cómico dramatizó una escena donde los sectores medios y populares pedían flan, a pesar que la casa se incendiaba, sin tomar conciencia de la crisis imperante. Suponía que eso ocurrió en el pasado y con ello describía el origen de los males.

Sin embargo tiempo después, la apertura indiscriminada de los mercados de capital, para atraerlos con el fin de favorecer inversiones, controlar la emisión monetaria y paliar el déficit, jugaron un papel fuertemente especulativo, favoreciendo la “bicicleta” financiera, tomando ganancias sin inversiones productivas, ni generación de empleo. Luego como era de esperar, cuando consideraron que las condiciones locales e internacionales les eran favorables, se retiraron, dolarizando nuevamente sus carteras, y fugaron esos capitales. Algunas en otras latitudes, otras en cajas de seguridad o en los colchones.

Lo cierto es que una vez instalada la crisis, cuyas condiciones de vulnerabilidad en gran medida fueron producto de estas políticas económicas; se fueron implementando diferentes tipos de medidas rectificadas o ratificadas permanentemente, pero siempre en un mismo rumbo: la satisfacción del mercado.

¿Qué pretendía el mercado? Fue siempre la pregunta orientadora de las medidas en busca de la estabilidad.

El mercado pedía Flan!. Queremos flan! queremos flan!.

El enorme costo político, social y económico en satisfacer con más flan al insaciable mercado salió caro.

En términos de fuga de capitales se tradujo en más de 25.000 millones de dólares desde que se desató la crisis, además de generar un endeudamiento récord, que condiciona la soberanía política y económica.

El presupuesto presentado en el Congreso Nacional, supone una baja en el crecimiento para este año de 2,4%, de 0,5% para el 2019, lo que resulta de un PIB menor a fines del 2019 que el que había en el 2015.

Pero además admite una inflación del 42% para este año y prevé una del 23% para el próximo. Mientras tanto la desocupación ya es del 9,6%, y diferentes economistas pronostican que llegará a los dos dígitos en el corto plazo.

Una muestra explícita, además compartida por cualquier analista, del fracaso ocurrido.

Al mismo tiempo aparece la batalla contra la corrupción. Necesaria batalla para construir un país serio, donde convivan reglas claras y transparentes para su desarrollo. Batalla indispensable que deberá abarcar a todos los sectores políticos, empresariales, jurídicos y sociales.

El fracaso económico junto a la desconfiada lucha llevada adelante frente a la corrupción, con sus sospechadas  utilizaciones y pantalla, tuvo un interesante análisis, aunque no fuera novedoso.

Ocurrió en una entrevista en Odisea de LN+ que realizó el periodista Carlos Pagni a Juan Gabriel Tokatlian, conocido sociólogo y PH. D en Relaciones Internacionales. Para ver el video: (Click Aquí).

Interesante además porque se lo hace desde un medio claramente oficialista.

En ella se describe los modos de intervención de los Estados Unidos, en la geopolítica regional.

Desde la audiencia en febrero del Comandante Sur al Congreso norteamericano, sugiriendo que no alcanzan los esfuerzos militares o diplomáticos para frenar la competencia China en la región, sino que se deben acompañar a sus corporaciones, que supuestamente poseen a diferencia de las chinas, mejores desempeños en relación al tema corrupción.

También destaca las declaraciones del ex Secretario de Estado cuando vino a la Argentina y dijo que habría que reimplantar la doctrina Monroe, que comparte valores regionales, y ayudaría a limitar al avance chino. En el mismo sentido lo hizo el Secretario de Defensa con la idea de limitar el crecimiento de China, tanto en las inversiones energéticas o de transporte.

Señala que no es casual que al lado de la Central Espacial China del activo estratégico, aquí en Neuquén de Vaca Muerta, se pretenda instalar un “Centro Humanitario” de los Estados Unidos, construido por su Ministerio de Defensa.

Por ello tampoco son casuales las declaraciones del nuevo embajador de EEUU, que al asumir dijo, que viene a colaborar también con la Justicia (y se trata de un ex Juez). Aquí empieza a tallar la cuestión de la corrupción.

Tokatlian advierte en la entrevista citada, que en todo ello hay al menos una política deliberadamente estratégica que interviene en esta temática y que posee una alta munición, mecanismos de disuasión y presión para incidir políticamente.

Finalmente concluye que el gobierno posee en la materia, un alto grado de indefinición e improvisación que resulta peligroso.

Ayuda a la reflexión. No sea cosa que nuevamente se pretenda utilizar a un sector dirigencial para que sea funcional a otros intereses, pretender que realice un trabajo sucio, como ya ocurrió en otros períodos históricos; para que una vez cumplidos los objetivos, soltarles la mano e intentar una vez más quedarse con casi todo.

Habrá que mirar entonces, no sólo a quienes se están comiendo el flan como parte del problema, sino también a nosotros mismos, la enorme mayoría, que todavía estamos a tiempo de construir nuestro propio destino.

Anuncios