Del 12 al 18 de noviembre se celebra la Semana del Prematuro

El ministerio de Salud recuerda que del 12 al 18 de noviembre se celebra la Semana del Prematuro creada por UNICEF, en coincidencia con el día del prematuro, que es el 17 de noviembre. Este año 2018 corresponde la difusión del Derecho Nº 3 del Decálogo del Prematuro que hace hincapié en que el recién nacido debe recibir atención acorde a sus necesidades.

El objetivo de estas celebraciones es crear conciencia sobre los derechos de los niños que nacen prematuramente, y de esa manera poder garantizar la protección y el cumplimiento efectivo del decálogo mediante la movilización de los equipos de salud y la sociedad en general.

Todos los años se prioriza uno de los 10 derechos que incluye el Decálogo de los Derechos del Prematuro. Cada uno de ellos fue elegido por ser un aspecto con alto impacto positivo sobre la reducción de los riesgos que los niños prematuros enfrentan debido a su condición.

Se consideran prematuros de alto riesgo a quienes nacen con menos de 32 semanas de gestación o menos de 1.500 gramos de peso.
Este año 2018, el derecho priorizado es el número tres que dice: “todo recién nacido tiene derecho a recibir atención acorde a sus necesidades, considerando sus semanas de gestación, su peso al nacer y sus características individuales, pensando en su futuro”. La atención del recién nacido prematuro debe ser individualizada teniendo en cuenta sus riesgos y todos los factores que rodean su nacimiento en particular.

Existen diferencias entre los recién nacidos de parto prematuro dependiendo de la duración del embarazo: nacer a las 27 semanas de gestación no es lo mismo que nacer a las 34, y esto condiciona diferentes grados de madurez y de enfermedad. Con menos semanas de gestación o menor peso al nacer, es mayor el riesgo de vida, de enfermedad aguda, de complicaciones y/o de secuelas futuras. Se consideran prematuros de alto riesgo a quienes nacen con menos de 32 semanas de gestación o menos de 1.500 gramos de peso.

Los prematuros que nacen con corta edad de gestación suelen permanecer internados en el Servicio de Neonatología del hospital para recibir cuidados especiales, manteniendo durante ese periodo un contacto cercano con su mamá y su familia para evitar complicaciones en el desarrollo cognitivo, neurológico o motor.