Anuncios

Citan a cuatro integrantes del grupo Albatros por el homicidio del joven mapuche

Cuatro integrantes del grupo Albatros de Prefectura, que participaron del homicidio del joven mapuche Rafael Nahuel, en noviembre del año pasado en Villa Mascardi, fueron citados a prestar declaración indagatoria ante el juez federal de Bariloche Leónidas Moldes. Son el Cabo Segundo Carlos Sosa, el Cabo Primero Sergio Cavia, el Marinero Sergio García, y el Cabo Segundo Juan Ramón Obregón. Entre ellos, se encuentra el portador del arma calibre 9 milímetros con la que Nahuel fue asesinado.

La diligencia se cumplirá entre el 18 y el 19 de diciembre próximo. Ninguno declaró en el expediente judicial, aunque sí lo hicieron en sede administrativa. Allí repitieron los argumentos centrales de la estrategia de defensa, repetido en cada uno de los aportes realizados por los integrantes del grupo Albatros, de acuerdo con lo que consignó el portal de noticias “En Estos Días”.

La estrategia de la defensa es desacreditar el resultado de la pericia balística, que de manera indubitable determinó que el proyectil que mató a Rafael Nahuel salió del subfusil MP5 (serie C335508) que portaba el Cabo Primero Francisco Javier Pintos.

El propio Pintos y los demás uniformados aseguraron que esa arma no estuvo en el lugar de los hechos, al momento del asesinato de Nahuel.

En la indagatoria del 5 de julio pasado, Pintos no pudo explicar porqué, entonces, faltaban 50 proyectiles de los cuatro cargadores de su MP5. Dijo que “no recordaba” si se le cayeron o los fue descartando de manera voluntaria. A pesar de esa contradicción y de que la bala extraída del cuerpo de Nahuel se corresponde con el arma de Pintos, la Justicia Federal -primero el Juez Gustavo Villanueva y ahora Leónidas Moldes- aún no resolvieron la situación procesal del Albatro.

La pericia balística determinó que los cuatro uniformados ahora citados a indagatoria también efectuaron numerosos disparos: A Sosa le faltan 21 proyectiles 9 mm. de su pistola Beretta; a Cavia, un proyectil de un arma similar; los cargadores de García muestran un faltante de 20 proyectiles; mientras que Obregón efectuó 33 disparos con su MP5. Pintos, el más comprometido, habría realizado 50 tiros con el MP5 y 7 con la pistola Beretta.

Rafael Nahuel murió por un disparo cuyo proyectil le ingresó por el glúteo izquierdo y se alojó en cercanías de la axila derecha, comprometiendo numerosos órganos, lo que le provocó la muerte minutos más tarde.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: