Un Expreso al Polo Norte en el centro de la ciudad

Hay quien tiene buenos contactos. Una buena agenda. El teléfono de la intendenta, el de algún concejal o el de esos personajes del pueblo. Pero hay otros que tienen esos imposibles, y encima lo ofrecen a los niños y niñas de la ciudad.

Es que en una de las esquinas de Roca y Elordi hay un buzón que obviamente recibe cartas. Pero no para cualquiera. Son dibujos, agradecimientos, sueños, pedidos, todo muy colorido, pintado con crayones o marcadores, que le llegarán directamente a Papá Noel a través del Expreso al Polo Norte.

Está ahí, afuera, en la puerta de un negocio. Simplemente tenés que pasar y dejarle tu carta en el buzón. Y después, a esperar la magia de la Navidad.