Gutiérrez no se presentará en la Legislatura hasta después de las elecciones

El gobernador, Omar Gutiérrez decidió posponer el tradicional discurso de inicio de sesiones ordinarias ante los legisladores para después de las elecciones. Esta decisión, justificada en la Constitución Provincial, tuvo un impacto negativo entre los principales bloques de la Legislatura en donde atribuyeron el cambio a necesidades electorales por sobre lo institucional. Gutiérrez tomará licencia el 9 de enero y dejar a cargo del gobierno, hasta el 10 de marzo, al vicegobernador Rolando Figueroa.

El planteo del gobernador fue que el inciso 9 del artículo 214° de la Constitución le permite dar el mensaje de rendición de cuentas “dentro de los dos primeros meses de sus sesiones ordinarias” y no necesariamente el 1 de marzo, cuando se hace la primera sesión.

“Entiendo que es una tradición que el Poder Ejecutivo asista a la apertura de sesiones. Siempre fue así. Recurrir a artilugios legales porque hay desconfianza entre la fórmula que gobierna es seguir jugando a las escondidas”, planteó el presidente del interbloque de Cambiemos, Oscar Smoljan. Evaluó que se trata de una actitud “de inmadurez e irresponsabilidad” y que “el MPN vuelve a privilegiar lo individual sobre el equipo”.

Similar planteo hizo el jefe de bloque del Frente para la Victoria, Guillermo Carnaghi, quien criticó que “el gobernador está supeditando la vida institucional a los intereses electorales”. “Creo que es una situación forzada. Tampoco estoy de acuerdo con la elección tan anticipada porque va a generar una transición muy larga. Lo único que le está preocupando a Gutiérrez es lo electoral y está perdiendo la visión como hombre de Estado”, afirmó.

“No nos sorprende. Primero, adelantó las elecciones, ahora pospone el discurso de inicio de sesiones legislativas para después del 10 de marzo, todo en función de sus cálculos electorales”, cuestionó el diputado del FIT, Raúl Godoy. “Es una muestra más de la soberbia y la impunidad con la que el MPN gobierna la provincia, sin ningún tipo de respeto al resto de los poderes del Estado e imponiendo a los neuquinos su agenda partidaria”, sostuvo.

Para el legislador del Frente Neuquino, Mariano Mansilla, el discurso debiera darlo “quien esté a cargo del Poder Ejecutivo en ese momento con las indicaciones que dé el gobernador, se supone que son un equipo de trabajo”. “Nos parece muy desprolijo. Están anteponiendo cuestiones electorales y partidarias sobre la vida institucional de la provincia”, evaluó. Anticipó que el bloque buscará dialogar con la fórmula de gobierno para solicitar una reconsideración al planteo.