Advertisements

Crítica de “Glass”: La tercera es la vencida

Por Miguel Krebs

Título original: Glass. País: E.E.U.U. Año: 2019. Dirección y guión: M. Night Shyamalan.  Director de fotografía: Mike Gioulakis. Música: West Thordson. Interpretes: James McAvoy, Bruce Willis, Samuel L. Jackson, Sarah Paulson, Anya Taylor-Joy, Spencer Treat Clark, Shayna Ryan, Charlayne Woodard, Luke Kirby, Rob Yang, Brian Donahue, Adam David Thompson, Marisa Brown, Kyli Zion, Diana Silvers, M. Night Shyamalan, Nina Wisner, Serge Didenko, Russell Posner, Leslie Stefanson, Kimberly S. Fairbanks, Rosemary Howard, Johnny Hiram Jamison, Marc H. Glick, Brick Mason, Bostin Christopher, Ukee Washington, Brian Anthony Wilson, Tobias Segal, Tom DiNardo, Timothy Chivalette, Tim Duquette. Duración: 129 min. Género: Thriller

La historia de Glass es difícil de comprender si no se ha visto las dos primeras películas de esta trilogía del director y guionista indio-estadounidense M. Night Shyamalan, me refiero a El protegido (2000) y Split (2016). La primera recaudó 248 millones de dólares y la segunda 278 millones de dólares, y se espera que Glass supere esta última cifra. Doy estos números para remarcar cuantos fanáticos de las películas de superhéroes gozan con sus aventuras. Como siempre en las historietas siempre se antepone al superhéroe la figura de un villano, en otras palabras es la eterna lucha del bien contra el mal.

Pero en Glass hay dos tipos de villanos, el que usa la inteligencia,  como Elijah Price (Samuel L. Jackson) y el que usa la fuerza, Kevin Wendell Crumb (James McAvoy). Permítanme que les cuente de va ambas historias para entender Glass: Elijah Price padece de nacimiento una enfermedad muy extraña conocida por osteogénesis imperfecta, es decir,  sus huesos son tan frágiles como un cristal.  Tras un accidente de tren, en el cual todos los pasajeros mueren excepto David Dunn (Bruce Willis).  Elijah Price a lo largo de su vida que se aficiona a las historietas y llega a hacer una exposición en su propia galería de arte. La hipótesis que baraja se basa  en que si hay un hombre con tanta fragilidad como la de él tiene debe existir un individuo que sea indestructible, por eso el título original de El protegido es Unbreakable (irrompible). Pero Dunn tiene otra cualidad; tocando una persona tiene una visión de ella y un punto débil, como todo héroe de historieta, le tiene terror al agua por un trauma en su infancia, por eso lleva una capa con capucha impermeable.( no sé cómo se baña)

En la segunda película, Split (titulada Múltiple en España y Fragmentado en Latinoamérica) es más complicada su trama. Kevin Wendell Crumb (James McAvoy), padece  trastorno de identidad disociativo a raíz que el padre lo abandonó cuando era pequeño. A raíz de este trastorno tiene 24 personalidades distintas, entre ellas, la última le corresponde a la Bestia, una especie de Hulk pero a la inversa. En esta película tres chicas, Claire, Marcia y Casey (Anya Taylor-Joy), que la veremos en Glass, son secuestradas por “Dennis” una de las personalidades presentes en la mente de Kevin Wendell Crumb. Otra de sus personalidades es “Patricia”, ambos tienen tendencias violentas y trastorno obsesivo compulsivo. Mientras tanto en casa de Kevin, Claire y Marcia conspiran para atacar a “Dennis”, pero son disuadidos por Casey que busca amistad con “Hedwig”, una personalidad que pretende ser un chico de nueve años, a quien Casey astutamente le dice que será también sacrificado a “La Bestia”.

Después liquidar a Claire y Marcia, la Bestia” está a punto de devorar a Casey cuando, de pronto, nota las numerosas cicatrices que hay en su cuerpo, a raíz de su acoso sexual de su tio y se regocija en el hecho de que ella es “pura”, al igual que las veinticuatro personalidades, porque sí ha sufrido. Casey huye entonces del lugar y más tarde es rescatada. En un restaurante, los comensales escuchan la cobertura periodística de los crímenes de Kevin, que ha sido apodado “La Horda” y una de los clientes observa la semejanza entre Kevin y un terrorista que usaba silla de ruedas y que fue detenido 15 años atrás. Al levantarse la mujer, vemos que se trata de David Dunn quien le recuerda a la cliente que el terrorista había recibido el apodo de Mr Glass y que fue el que atentó contra el tren donde todos murieron para comprobar su hipótesis.

Estas dos historias bastante retorcidas dan origen a Glass donde se define el conflicto entre el héroe y villanos. Ayuda mucho el trabajo del director de fotografía Mike Gioulakis logrando climas claustróficos empleando una clave de medios tonos y fundamente aprovechando los contraluces de alguna fuente casual. Está plagada de flashbacks para recordarle al espectador los antecedentes de los personajes. Quienes disfrutan con historias de superhérores, esta es una película ideal.

Advertisements
error: Contenido protegido ante copia