Recordatorio del asesinato de José Luis Cabezas en el Bolsón

Por primera vez después de 22 años, el acto recordatorio del asesinato del periodista gráfico José Luis Cabezas se hará fuera de Pinamar. y de acuerdo a lo resuelto por sus familiares, el recordatorio del hecho más aberrante ocurrido en democracia hacia la prensa, se llevará a cabo en distintos lugares del país en donde exista algún reconocimiento hacia el fotógrafo como es el caso de El Bolsón.

Con este motivo Gladys Cabezas y su familia estarán el viernes en la ciudad andina rionegrina, oportunidad en la que junto a Radio Nacional de la localidad y el municipio, se rendirá homenaje al reportero gráfico asesinado en 1997, el 25 de enero, tras la investigación que venía realizando junto a su compañero de aquél momento en la revista Noticias, Gabriel Michi, por el caso del empresario Alfredo Yabrán.

En El Bolsón, hace dos años y a través de una iniciativa del periodista Adrián Moreno y Radio Nacional, que se convirtió en ordenanza municipal, existe una plazoleta ubicada en la parte céntrica (en la intersección de las avenidas San Martín y Belgrano) que lleva el nombre del reportero, inaugurada al cumplirse los 20 años de su asesinato.

A partir de la decisión de sus familiares de convertir al recordatorio en un hecho itinerante, fue la ciudad cordillerana la primera en ser elegida para este homenaje. Como se sabe, el reconocimiento hacia José Luis Cabezas en general pero en particular el 25 de enero, es un evento que moviliza a toda la comunidad periodística del país.

Aquél 25 de enero del 97, el reportero de Noticias, que cubría la temporada en la ciudad balnearia, fue asesinado a sangre fría luego de que lo secuestraran al salir de una fiesta. José Luis tenía 35 años, era padre de Juan, Agustina y Candela una pequeña de 5 meses.

Cabezas había tomado una fotografía, un año atrás y con ella reveló el rostro del poderoso empresario Yabrán, que por entonces, ostentaba el monopolio de los servicios de correos en el país. Desde ese momento, de acuerdo a los relatos de sus allegados, José Luis fue víctima de una serie de atentados menores que no advirtió pero que dan cuenta, a través de los años, de la seguidilla de mensajes “mafiosos” que terminaron con su vida.