Clínica Chapelco: exitoso procedimiento utilizando alta tecnología en el diagnóstico por imágenes

Se realizó en la Clínica Chapelco un complejo procedimiento utilizando alta tecnología y los conocimientos necesarios para mejorar el estado de salud del paciente. Se llama “Colangiografía trans Kehr por tomografía computada multislice”. Es un procedimiento poco invasivo para la evaluación de la vía biliar en personas que han sido intervenidas quirúrgicamente, buscando por lo general la presencia de cálculos residuales.

Desde su apertura, Clínica Chapelco aportó tecnología a la salud de la región, pero también nuevos profesionales, especialistas de las distintas áreas. En este caso, el procedimiento lo realizó Julio Rossi López, que es médico especialista en diagnóstico por imágenes. Es de Temperley, provincia de Buenos Aires. Estudió en la UBA y realizó su residencia en la Fundación Científica del Sur, centro de referencia a nivel nacional, donde luego fue jefe de residentes y de tomografías durante 10 años. Fue docente universitario, y hace unos 18 meses vino a vivir a San Martín de los Andes para continuar su trabajo en la Clínica.

Julio Rossi López explica:  “Se hizo un procedimiento diagnóstico para ver la vía biliar. Habitualmente los cirujanos lo hacen con un arco en C en quirófano. Eso se llama Coliangiografía intraoperatoria. Tuvieron alguna duda luego de la operación y el paciente se quedó con un malestar, así que se decidió hacer un estudio con mayor definición y claridad. Ahí se trajo al paciente al área de tomografía y realizamos lo que se llama una Colangiografía trans Kehr por tomografía”.

El tomógrafo utilizado es de última generación, de 16 canales, de baja dosis, lo que significa que irradia menos para lograr una imagen de calidad. Se trata de un equipo muy rápido que permite hacer estudios complejos y estudiar al paciente. Todo acompañado de una bomba de inyección para pasar el contraste, manteniendo una presión constante y en corto tiempo, facilitando todo el procedimiento al paciente.

Rossi añade: “En la actualidad, los equipos de tomografía con multidetectores nos permiten obtener imágenes con mejor resolución espacial, tiempo de adquisición más corto, buena tolerancia del paciente y menos artificios de movimiento. Es importante tener un conocimiento detallado de la morfología de las vías biliares para hacer una valoración diagnóstica correcta en pacientes con sospecha de enfermedad biliar, candidatos de cirugía hepática y biliar, y el seguimiento postoperatorio de los mismos”.  

En este caso se utilizó un tomógrafo multicorte, obteniendo imágenes de espesor submilimétrico, antes y después de la administración del medio de contraste iodado por vía trans kehr, obteniéndose imágenes del hígado al momento del llenado completo de la vía biliar y su llegada al duodeno. Las imágenes obtenidas son analizadas digitalmente en la estación de trabajo (computadora con programas especiales) y procesadas en los diferentes planos. Así mismo es posible generar imágenes en 3D, que permiten al médico tratante una mejor visualización y planificación del tratamiento a seguir (si es que se requiere algún tratamiento posterior).

error: Contenido protegido ante copia