Se vivió una buena temporada en el camping de Laguna Verde

Este último fin de semana largo fue coherente con la movida y cantidad de turistas y residentes que durante todo el verano se acercaron al camping de Laguna Verde, en el área de Curruhue Grande, del Parque Nacional Lanín, que llevan adelante por segundo año consecutivo Soledad Hermosilla y Juan Lotz. Fue una buena temporada que comenzó allí a inicios de diciembre con los primeros pescadores y que terminará en medio de un festival de colores a fines de abril.

El balance es positivo en cantidad de visitantes y también en calidad de servicios. Las reglas de uso son claras, la infraestructura mejora año tras años con baños, duchas y proveeduría bien equipada, fogones y mesas en las áreas de acampe. La limpieza es clave y la campaña realizada para que los turistas regresen con la basura generada a la ciudad fue un éxito.

Soledad y Juan son guías de montaña, de mountain bike y pisteros socorristas. Y uno de entrada nota que trabajan en turismo desde hace tiempo y proponen actividades: alquiler de bicis, kayaks, pero también recomiendan algunas de las hermosas caminatas que pueden realizarse en los senderos de ese hermoso sector del Parque Nacional Lanín.

Es un lugar único, ideal para disfrutar a pleno de la naturaleza y la cordillera en todo su esplendor. Y si bien queda un poco lejos del pueblo realmente vale la pena conocerlo. Ellos aseguran que a medida que les continúen renovando la concesión, tienen la idea de seguir invirtiendo en el camping para mejorar los servicios.

En su Facebook, Laguna Verde Camping, realizaron hace poquito una publicación que de alguna manera los define:  “¿Sabías que este pedacito del Parque Nacional Lanín pertenece a un área de reserva? Esto quiere decir que disfrutamos de un lugar con un espacio único, natural, con mucha variedad de aves, flora y fauna en estados naturales y hostiles. Es por ello que te pedimos que estaciones en el estacionamiento, que hagas silencio a partir de las 23 horas, que no prendas fuego fuera del fogón, que nos llevemos nuestra basura generada, que no se navega a motor, que no tires al agua detergentes, y que sólo se acampa en los lugares establecidos. Si todos seguimos respetando estas consignas seguiremos disfrutando de un lugar único con una magia inigualable”.


Y luego invitan: “¡se viene el otoño y el festival de colores!”. Y quien les dice, tal vez estén a tiempo para visitar el camping de Laguna Verde y pasar una maravillosa jornada allí. El valor de uso por día es de $100 para residentes, $130 para turistas y los menores de 12 años y los jubilados no pagan. Una linda oportunidad para recibir el otoño de una manera diferente.

Fotos: Leo Casanova – RSM

error: Contenido protegido ante copia