Rodar por la luna a tan solo un rato de tu casa

San Martín de los Andes tiene una gama de posibilidades enormes para practicar algún deporte de aventura en la naturaleza. Y solamente hacerlo por un sendero diferente hace que la experiencia sea totalmente distinta. El Colorado es transitado por muchos amantes del trekking que gustan llegar a una cumbre y maravillarse con el paisaje pleno de la cordillera. Pero hace unos días, un grupo de ocho vecinos de esta ciudad, tres de ellos con bicis eléctricas, decidieron subirlo y andarlo en mountainbike.

Maxi Grappiolo, guía y profe, coordinador de Endurance Trainer, salió con un grupo de amigos desde el centro de la ciudad a eso de las 9 de la mañana. Era un lindo día, de más de 20 grados de temperatura y prácticamente sin viento. Empezaron a pedalear camino a Lolog, para ingresar al circuito que lleva a la Laguna Rosales. Allí tomaron la margen derecha y agarraron el camino que une ese lugar con Corfone. Un rato de caminata con la bici al hombro para tomar el sendero que los llevaría al claro donde tomaron la foto de la rueda de su bici y el paisaje que comienza a ser ya más agreste. Es la precumbre. De ahí, a trepar andando hasta lo más alto del Colorado.

Por un momento se podía sentir en la cima que se estaba andando por la luna. Ya arriba era el momento de comer unos sándwiches y tomar un poco de agua. En la subida se alimentaron con un poco de frutas secas o alguna barrita energética. Llegó el tiempo de arreglar los frenos, alinear y prepararse para salir. Ahí venía lo mejor, un tremendo descenso por senderos súper fluidos, con un par de troncos como obstáculos y varias curvas, que los dejarían nuevamente de regreso en la laguna. De ahí, el sendero de Huella Andina hasta el área 27, y cada uno para su casa, después de pasar todo el día en la montaña, a eso de las 6 de la tarde.

Maxi explica que es un recorrido que se puede hacer con gente que esté entrenada, ya que es un circuito de nivel intermedio y alto, exigente en la subida y rápido en la bajada. Como el día era muy lindo decidieron subir por la cara no habitual del Colorado (al sendero señalizado se accede desde el camino a Hua Hum), porque entendían que habría muchos deportistas haciendo trekking hacia la cumbre y se busca en ese caso proteger a los peatones de posibles accidentes. Los ciclistas siempre usando casco y las protecciones necesarias, llevaban además botiquín, algunas herramientas y algunas cámaras. Protector solar.

Desde Endurance Trainer aseguran que esta es la mejor manera de subir y bajar volcanes, porque al realizar el descenso desde la cima en bici, a diferencia del trekking, llegás a tu casa “fresquito y con una sonrisa de oreja a oreja”. Será cuestión de entrenar, contactar a Maxi y probarlo alguno de estos días.

error: Contenido protegido ante copia