“Mientras caminemos vamos a seguir acompañando a los nuevos corredores”

Vecinos que suman – Entrevista a José Luis y Fabio González

José Luis y Fabio González son dos íconos del motocross y el enduro en San Martín de los Andes. Los mellizos tienen hoy 52 años, y celebraron su cumpleaños número 50 arriba de las motos, participando de una fecha del Campeonato Argentino de motocross. Su pasión por los fierros, a temprana edad, heredada de su tío Antonio, que “era un loco de las motos”, los llevó a dejar el esquí a eso de los 10 o 12 años y a comenzar a “disfrutar de esa pasión que hoy ya le hemos pasado a nuestros hijos”.

Una historia de muchos viajes, salidas a competir, acompañamiento familiar y muchos amigos ganados en el camino. Campeonatos Mundiales y competencias en el viejo continente y el desarrollo de este deporte en la ciudad.

Para los que no lo saben o para los que llegaron después del 2.000 a vivir a esta ciudad cordillerana, el primer circuito  de motocross de San Martín de los Andes se hizo en el terreno de la Vega de los González y llevó el nombre, allá por 1987, de su anterior dueño: circuito Otto Neumeyer, donde se compitieron algunos campeonatos zonales y patagónicos. Los torneos nacionales ya se hicieron en el actual Manzano Brujo, en una historia más cercana que también se rescata en parte en esta entrevista.

Fabio González: Yo estaba corriendo poco en el 91, y surgió una carrera en Buenos Aires, en la Rural de Palermo, Supercross, y estábamos con Nico Crexell y le digo: “¿Y si vamos a correr? Él me contesta: “¿Te parece”?… “Sí, vamos”.

Nos subimos a mi auto y nos fuimos a Buenos Aires a correr. Eran dos noches de Supercross. En la primera noche salí segundo haciendo el debut allá, donde no había ido nunca a correr, y la segunda iba ganando y me pegué un bombazo en un puente, me desmayé y me recuperé enseguida.

Esa misma noche, antes de volver, me llamaron del equipo de Yamaha para preguntarme si estaba interesado en correr porque empezaban los campeonatos argentinos a transmitirse en directo por televisión en ATC.

Llegué a San Martín, a los dos días me volvieron a llamar, hicimos reunión familiar porque había que tomar una decisión: o le ponía el tiempo a la moto o me dedicaba a laburar. Y me preguntaron si era lo que me gustaba, lo que me apasionaba, y entonces me dijeron: “decí que sí”. Así que me contrató Yamaha y ahí empezamos. Nos pasamos, diez años muy divertidos.

RSM: Me acuerdo de una carrera en San Martín donde José Luis la iba punteando y todos asombrados pero viendo si físicamente la podía aguantar toda a ese ritmo…

José Luis González: Es que en realidad me habían operado la rodilla hacía tres meses y no la iba a correr. Y en esa carrera me prestó la moto Gustavo Wilson, que trabajaba en la Aduana, y largué, gané la clasificatoria y después iba punteando la carrera hasta que se me terminó el físico. Yo siempre me fui a divertir, pero tenía mucha velocidad porque entrenaba con Fabio que venía con el fogueo del Nacional.

RSM: ¿Vos Fabio lo hiciste más de manera profesional?

Fabio González: Tenía un sueldo, equipos, una rutina de entrenamiento. Estábamos cien por ciento para el motocross. De lunes a viernes entrenábamos con un preparador físico, 6 horas por día, más moto. Tres fines de semana por mes corríamos en Córdoba, el Nacional y el Patagónico.

RSM: ¿Cómo fueron los resultados a nivel nacional?

Fabio González: Salí cuarto el primer año, sexto el segundo, sexto en el tercero, después me quebré y tuve un par de años difíciles, pero siempre ahí peleando arriba. En el 94 y 95 corrí el mundial  con buenos resultados.

Después dejamos el motocross y volvimos al Enduro donde ganamos muchas carreras del campeonato argentino. En el año 95 me llamaron por teléfono para contarme que les faltaba un piloto para ir a Polonia a correr los Six Days, seis días internacionales de Enduro. Nueve horas en moto todos los días. Durísimo. Fui a correr y anduve peleando adelante, estuve 25 en más de 600 pilotos. Pero nos quedamos sin presupuesto, ya no tenía ni cubiertas y al cuarto día abandoné. Pero quedó prendido el bichito ahí, con todas las ganas de volver a correr ahí con José.

José Luis González: Y ahí armamos un equipo nacional y corrimos juntos en Italia, en España, en Brasil. Entrené bastante por suerte, tenía una XR600. Siempre anduvimos bien. Era muy divertido, había corredores uruguayos, brasileros, españoles, de todos los lugares.

José Luis trabajó años con su tío en la estación de servicio de ingreso al pueblo y luego compró la gomería de al lado, que dejó el año pasado. Ahora lleva adelante el camping de Filo Hua Hum. Su hijo heredó la pasión por las motos y seguramente este año alguna carrera regional los vea correr juntos.

Fabio se quedó a cargo de la hostería familiar, la Anay, construida en los años 70, cuando eran pocos los establecimientos turísticos en la ciudad. Continúa así el negocio que empezaron sus padres. Tiene una hija de 12 años a la que también le gusta correr.

Juntos, Fabio y José Luis, llevan adelante una escuelita y dan cursos de manejo, hacen algunas salidas y excursiones. Dicen: “Mientras caminemos vamos a seguir acompañando a los corredores nuevos, traspasando experiencia y ayudando a que los chicos puedan crecer.  Es que el deporte te da vida, salud, educación y muchos amigos”.

Los González, con otros amantes del motocross sanmartinense, estuvieron trabajando para que se hiciera el Mundial en nuestra ciudad. Pero no lograron obtener el comodato sobre el lugar donde se haría el circuito de la carrera, más algo de falta de apoyo de la ciudad hacia la realización de eventos, dio como resultado que  se corriera en Villa la Angostura. Eso sí, todos los banderilleros de esta prueba fueron del Manzano Brujo: “Fue una pena que no se haga acá, porque como se ve en la Villa, siempre vuelve más de lo que ponés”.

RSM: ¿Los dos tuvieron historia en el campeonato Argentino?

Fabio González: Corrimos primero los campeonatos patagónicos. Al principio no teníamos ni plata ni motos para ir a competir, ni para cambiar las cubiertas. José empezó a trabajar en la estación con mi tío y le prestaban la moto y comenzó a viajar. Yo lo acompañaba y cuando él estaba mal o estaba cansado era mi turno de correr. Contábamos con una sola moto así que a veces corríamos una carrera cada uno. Se hizo un campeonato argentino de enduro en Chapelco, yo había comprado una Suzuki 125 y lo gané. Él había decidido no correr. Y ahí comenzamos de a poquito. Compramos dos motos y fuimos a los patagónicos y comenzamos a estar adelante. Yo gané el Patagónico en el 90 y José salió segundo. De ahí, de golpe, fuimos a un campeonato argentino, yo salí segundo, Jose cuarto. Entonces nos dijimos “esto es lo nuestro, tenemos que estar acá”. Y ahí nos empezamos a divertir.

RSM: ¿Cuán lejos estamos hoy en Argentina de esa época?

José Luis: Lejísimo, como todo. Como nuestra educación, nuestra economía. Tenemos buena genética en los pilotos, porque los pibes que entrenan y se van a Europa, o pueden hacer alguna salida y entrenar con gente rápida, van bien. Esto es como en todos los deportes: si querés ser bueno en el mundial, tenés que ser bueno desde los cinco años y no sólo tenés que ser bueno vos sino que el que te entrena tiene que ser rápido, estar fogueado. Si te entrena un campeón del mundo, lo más probable es que estés entre los 10 mejores. Porque te enseñan la velocidad.

Fabio González: Los problemas en Argentina son primero la economía, segundo la falta de apoyo a nivel municipal, provincial y nacional y tercero que el nivel de los circuitos es cada vez peor. Entonces hacen carreras para 150 pilotos, con 8 categorías, y así bajan el nivel de los circuitos para que puedan andar todos, en vez de hacer una carrera de 40 profesionales, de las dos categorías buenas. Vamos pintando para amateur en lugar de para profesionales. La misma dirigencia integra la promoción y organización de las carreras, es la que cobra y hace un paquete. Esas familias que forman las federaciones viven de eso, entonces juntan más pilotos, más cobran y tienen que sobrevivir y es lo que está pasando en todo.

RSM: Cómo está el nivel en San Martín?

Fabio González: Hay algunos pilotos que pintan bien, Felipe García Coni, Timy Nappi que se fue a Estados Unidos a correr pero luego no siguió, Nicolás González, el hijo de José, y ahora lo tenés a Felipe Quirno Costa que anda muy bien y apunta a un buen nivel. Lo que falta es nivel en los pilotos locales para ir levantándolos. Las expectativas de los chicos hoy cuando van a entrenar es ir a dominguear porque entrenan para el domingo ese que van a pasear y nada más. Menos Felipe que el papá lo lleva a todas las carreras y está corriendo el campeonato chileno, el campeonato patagónico, todo a esfuerzo personal, el resto está lejos. Tal vez haya que hacer más entrenamiento físico. El motocross es 80% físico y 20% moto. Y hay que elegir.

RSM: Convengamos que si no tenés apoyo el motocross no es un deporte barato…

José Luis: Nosotros tuvimos la suerte de que en los 90 a Fabio le daban una mano y juntaba algún puntito y me traía ropa. Pero bueno, estaba la televisión que ayudaba, y acá en San Martín Miguelito Creide se había puesto a juntarle dinero a Fabio y había un grupo de comerciantes que apoyaban con 1000 dólares, que eran mil pesos,  por carrera, para entre todos apoyar. Ponían 100 dólares cada uno, diez distintos por carrera y fue una gran ayuda. La gente te felicitaba cuando llegabas, te había visto en la tele, y decía “qué bueno que San Martín estaba allí”. La tele movía todo, mueve la vida del deportista.

Fabio González: Hoy estamos un poco lejos del Mundo. Vos pensá que está por ejemplo Tatán Colombo, que tiene la posibilidad de ir a correr a Francia una carrera única y tiene que vender ravioles para poder ir. Hoy la parte económica es muy fuerte en el deporte a determinado nivel, es la que te mantiene con tu cabecita sana de que no se te va a romper la moto, o el chico que corre en la bicicleta o en los esquíes y entonces cuando hacés la ecuación si sigo “comiendo” de esto o empiezo a progresar, te vas a trabajar afuera y abandonás un poco el deporte. Es que en lugar de estar con la cabeza puesta en entrenar, tiene que estar pensando en cómo juntar la plata para competir.

Un salto cualitativo se dio en San Martín de los Andes cuando se armó el circuito en el Manzano Brujo, uno de los primeros entre montañas y bosques, con un entorno excepcional.  Sus inicios estuvieron vinculados a una primer carrera conseguida, a un municipio que apoyó y a un grupo de vecinos que le pusieron pala y corazón.

Fabio González: Yo fui a correr a Embalse Río Tercero un Nacional y en plena carrera se reunieron José Luis y Manolo Bichara, fueron a hablar con el presidente de la Federación y le preguntaron si se podía hacer una fecha en San Martín y la respuesta fue positiva.

Pero aún no estaba el circuito ni nada, sólo la huella. Desde la Federación nos mandaron las condiciones y cuando llegamos acá era una locura, todos abrieron los ojos cuando les dijimos que sería transmitida la carrera en directo por ATC. Era una oportunidad para mostrar el pueblo en televisión para todo el país.

Propusimos la idea,  me acuerdo que corría el año 1992 y Luz Sapag y Cuco Cuevas se subieron al tren, nos dijeron que vayamos para adelante, y nos preguntaron qué necesitábamos para sacarla adelante.

Con los maquinistas de la Municipalidad, que le pusieron muchas ganas, porque se entendía que el beneficio era para todos, ya que fue en un momento donde luego de que Sol Jet dejara de venir al Hotel Sol se había apagado un poco la ciudad y no salíamos en ningún lado. Por suerte pudimos mantenerlo por tres años.

Al Manzano Brujo lo comenzamos con Manolo Bichada, Carlitos Aquín, Nicolás Crexell, José y yo. Todo a pulmón. Paleamos como chilenos recién llegados para poder hacer saltos y mejorar ese lugar único, una olla natural, tipo coliseo.

José Luis González: Hasta ese momento había un salto ahí donde íbamos con las motos a entrenar. Y había algunas huellas que dejaban al pasar cuando iban a andar en moto por el Curruhuinca  Carlitos de la Canal, el gordo Leotta y mi tío. Y de apoco fue tomando forma el circuito.

RSM: ¿Va a haber alguna carrera en San Martín este año para que los vecinos puedan disfrutar del Manzano Brujo en acción?

José Luis González: Estamos tratando de armar una fecha del Patagónico acá, para después de la temporada de invierno. Los chicos de la comisión del Manzano Brujo están trabajando para hacer una o dos carreras antes de fin de año.

Producción general y fotos: Leo Casanova

Redacción: Fernando Sánchez

error: Contenido protegido ante copia